Pontevedra ya controla los efectos del brote balear

Los test en origen y los cribados masivos en el Hospital Provincial sirven para aislar a los positivos procedentes de las escapadas de fin de curso a Mallorca ►Los datos apuntan a que ninguno de los jóvenes ha desarrollado un cuadro grave de la enfermedad
Adolescentes pontevedreses, este martes, durante el cribado en el Hospital Provincial. GONZALO GARCÍA
photo_camera Adolescentes pontevedreses, este martes, durante el cribado en el Hospital Provincial. GONZALO GARCÍA

En el mes de septiembre, cuando los jóvenes estrenaban el curso escolar más extraño de sus vidas, recibían una noticia que para muchos de ellos era un soplo de aire fresco, un halo de esperanza. Las agencias especializadas en los viajes de fin de ciclo pusieron en marcha la maquinaria para ofrecer ese objetivo que tiene entre ceja y ceja todo joven que culmina el bachiller. Con la seguridad de la devolución del dinero a sus bolsillos en el caso de cancelación por covid, los adolescentes hicieron sus reservas e iniciaron la cuenta atrás.

En el mes de junio, con la pandemia en clara regresión, miles de estudiantes (cientos de ellos, de Pontevedra) aterrizaron en Palma de Mallorca para vivir algo que llevaban catorce meses esperando. El virus apenas les afecta, y lo saben. Y se infectaron. Los brotes se esparcieron por todo el territorio peninsular, alcanzando a cerca de un centenar de jóvenes, que se sepa, solo en las Rías Baixas. Las autoridades sanitarias actuaron rápido, con cribados en origen (Mallorca) y en los diferentes puntos de retorno.

Los precios
Por apenas 300 euros, los adolescentes se van a Mallorca con pensión completa durante una semana

El aeropuerto de Lavacolla era este martes el principal foco mediático de Galicia. La recientemente inaugurada área de test de coronavirus de la principal infraestructura aérea de Galicia, ubicada junto a la zona de recogida de equipajes, se convirtió en lugar de paso obligado para todos los adolescentes que regresaban de sus escapadas, que en los últimos años se han convertido en una versión europea de las ya clásicas SpringBreak Party que se celebran en Estados Unidos con Florida como punto de referencia ya desde la década de 1930.

El caramelo que ofrecían los comerciales de las agencias en septiembre no fue aceptado por todos, unos por propia voluntad y otros por la presión de sus familias. "De mi clase solo fueron media docena", explicaba este martes un estudiante de segundo de Bachillerato del IES Torrente Ballester. Sin embargo, Mallorca fue este año más Florida que nunca por las ganas de los adolescentes de desinhibirse tras un año atados a restricciones y a mascarillas. Los organizadores, que promovieron desde conciertos hasta encuentros de reguetón y viajes en barco con DJ, cumplieron con las expectivas de unos chicos que, por poco más de 300 euros, vivieron una semana de ensueño. No calibraron los riesgos.

El origen
En Estados Unidos, desde 1930 se celebra el 'SpringBreak', en el que los estudiantes se van de vacaciones con sus compañeros de clase

Mientras, en Pontevedra, el Servizo Galego de Saúde (Sergas) pone todo su empeño para frenar los contagios. El rincón habilitado en el área del párking del Hospital Provincial se convirtió en el centro de operaciones, escenario de cribados. Más de 200 chicos y chicas del Luis Seoane, el Torrente Ballester, el Frei Martín Sarmiento y Los Sauces, todos ellos de segundo curso de Bachillerato, estaban convocados el martes. El Sergas citó a 235. La mayor parte de ellos acudieron a la cita y dieron negativo. Casi todos habían optado por no viajar a Mallorca, bien por prudencia, bien por indicaciones de sus familiares.

Dos estudiantes del centro escolar de Monte Porreiro explicaron que "vimos que podía haber problemas y decidimos no acudir", y añadieron que "tenemos compañeros que están todavía allí". Sobre el modo en el que les fueron ofrecidos los viajes, explicaron que "ya fue a principio de curso cuando nos hicieron llegar los folletos, costaban unos 300 euros, y por unos pequeños extra incluían viajes en barco, surf, toda clase de actividades de ocio".

Los testimonios
"Era normal que ocurriese esto, en Mallorca se encuentra gente de todas partes y se va a 'desfasar"

LOS VIAJES. Las escapadas de fin de curso, que tiempo atrás eran gestionadas directamente por los centros escolares y que incluían la presencia de los profesores para supervisar, en cierta medida, la estancia de los estudiantes, han pasado a manos de agencias especializadas que ofrecen precios muy competitivos. El modus operandi de estas empresas, que en muchos casos tienen como única actividad anual la organización de estos viajes, consiste en la captación de jóvenes en los propios entornos escolares que hacen las veces de comerciales y venden los viajes a sus compañeros a cambio de una comisión que oscila entre los 10 y los 20 euros en función de su mayor o menor habilidad para hacer clientes. Con este sistema, las agencias se aseguran miles de reservas con muchos meses de antelación.

El brote se percibió ya en Pontevedra, pues los test de antígenos a los que fueron sometidos los mismos jóvenes que ahora se hallan aislados dieron negativo. "Fue a la vuelta, la gente se fue encontrando mal", destaca un testigo. "En Mallorca era normal que iba a ocurrir esto, hay gente de todos lados e iban allí a desfasar", añade otro. Los últimos datos, sin embargo, apuntan al optimismo: no hay ningún caso grave.

Nuevos cribados. Convocados 932 alumnos de 1º de Bachillerato
Sanidade incrementará los cribados a estudiantes de Bachillerato de Pontevedra que hayan podido estar en contacto con los alumnos que regresaron de su viaje escolar a Mallorca infectados por covid-19. De esta forma, en los próximos cinco días, serán convocados un total de 932 estudiantes de primero de Bachillerato de diez centros educativos de la ciudad, según el Sergas. Las pruebas afectarán al alumnado de los institutos Sánchez Cantón –en donde se detectaron los primeros positivos tras la celebración del acto de graduación– , A Xunqueira I, A Xunqueira II, Fray Martín Sarmiento, SEK, Sagrado Corazón, Valle Inclán, Los Sauces, Luis Seoane y Torrente Ballester.

Poio
Por otra parte, este miércols también se llevará a cabo un cribado general entre la población de 17 a 19 años de Poio (Pontevedra), también afectado por las nuevas restricciones tras el aumento de la incidencia en los últimos días. En total están llamados a participar en estas pruebas 330 personas. Estos cribados dan continuidad a los test que, en los últimos días, se han efectuado entre los estudiantes de segundo curso de Bachillerato de los institutos de Pontevedra. El objetivo es detectar posibles positivos asintomáticos para frenar el avance de la pandemia.