lunes. 23.05.2022 |
El tiempo
lunes. 23.05.2022
El tiempo

¿Protocolo? Sí, quiero...

Durante la ceremonia no faltó ni un solo detalle del habitual protocolo en este tipo de celebraciones. DAVID FREIRE - Boda en el CIFP Carlos Oroza
Durante la ceremonia no faltó ni un solo detalle del habitual protocolo en este tipo de celebraciones. DAVID FREIRE
LA PRÁCTICA MÁS ESPERADA EN EL CIFP CARLOS OROZA ▶Auténticos Wedding Planners en plena acción. Los alumnos del Carlos Oroza simularon este miércoles una boda civil oficiada por el alcalde para ensayar, con todo lujo de detalles, lo aprendido en el 2º curso del ciclo de Guía, Información, Asistencia turística y Xestión de Aloxamentos Turísticos

MESES de trabajo para que nada falle. Y grandes dosis de ilusión y profesionalidad. Lo ocurrido este miércoles en el Pazo de Mugartegui y luego en el Liceo Casino de Pontevedra fue mucho más que una actividad cualquiera. Los curiosos percibieron una boda de postín, con su ceremonia civil pertinente y la posterior celebración gastronómica, porque así fue. Festejada por todo lo alto y con cientos de detalles.

En realidad, profesores y alumnos del CIFP Carlos Oroza celebraron la práctica más esperada del año y también la más importante. El evento consistía en que dos alumnos que se conocieron hace diez años en los ciclos superiores de Guía, Información y asistencias Turísticas y Xestión de Aloxamentos Turísticos, y sobre los que estalló la burbuja del amor, se dieran el sí quiero ante el alcalde pontevedrés, Miguel Anxo Fernández Lores, en un enlace simulado "pero muy real".

Durante la ceremonia no faltó ni un solo detalle del habitual protocolo en este tipo de celebraciones. DAVID FREIRE - Boda en el CIFP Carlos Oroza

Para el correcto desarrollo del singular festejo, llevado a cabo en el Pazo y con una posterior celebración en el Casino, el alumnado tuvo que poner en práctica todas las competencias adquiridas en el módulo de Protocolo y Relaciones Públicas, como auténticos wedding planners. Esto incluyó el diseño de las invitaciones, la decoración, las minutas, la colocación de los invitados, los protocolos de ceremonia y banquete, la etiqueta y hasta los discursos.

La intención es que los estudiantes demostrasen su saber hacer y, de paso, protagonizasen una jornada diferente en la que todos en alguna medida fuesen los protagonistas tanto para actuar como para aprender y demostrar lo estudiado.

Durante la ceremonia no faltó ni un solo detalle del habitual protocolo en este tipo de celebraciones. DAVID FREIRE - Boda en el CIFP Carlos Oroza

La cena, servida a las ocho y media de la tarde, también tuvo el inconfundible sello del Carlos Oroza, ya que fue dirigida por el jefe de cocina de El Cafetín, Rubén González, antiguo alumno de la escuela.

Los profesores destacaron el hecho de que detrás del evento hubieran sido precisos meses de trabajo para que todo saliera como fue previsto y meticulosamente diseñado. A juzgar por el resultado, los alumnos están sobradamente preparados para cargar sobre sus espaldas con organizaciones tan complejas como esta.

¿Protocolo? Sí, quiero...
comentarios