La vacunación masiva en el área de Pontevedra e O Salnés acaba con 18.000 deserciones

Más de 277.000 mayores de cinco años tiene al menos una dosis frente a la covid, lo que supone el 94% de la población diana del área ▶ Se administraron casi 729.000 inyecciones en los últimos 447 días
▶ Montecelo centralizará desde ahora las vacunaciones pendientes, con o sin cita
Luis López, José Ramón Gómez y Juan Alberto Vázquez, este lunes en el vacunódromo de Campolongo. DP
photo_camera Luis López, José Ramón Gómez y Juan Alberto Vázquez, este lunes en el vacunódromo de Campolongo. DP

El área sanitaria de Pontevedra e O Salnés echa el cerrojo -con matices- a los conocidos como vacunódromos que estuvieron en funcionamiento durante el último año para inmunizar a la población mayor de cinco años contra la covid-19. Y lo hace con una sensación agridulce. Por una parte, la protección de la población frente al coronavirus es casi del 94%, "uns datos moi bos", en palabras del gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez, pero por otra se contabilizan 18.000 personas que rechazaron la vacuna. Estas todavía están a tiempo de cambiar de opinión. "Por responsabilidade propia e coa sociedade pídolles que acudan", manifestó el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López.

Entre en el edificio administrativo da Xunta en Campolongo -anteriormente en el Recinto Feiral- y Fexdega y la antigua Comandancia de la Marina en Vilagarcía, se administraron 728.743 dosis. Un 93,73% de la población diana, esto es, mayor de cinco años, está protegida frente a este virus.

El delegado y el gerente supervisaron ayer el proceso de desmontaje del punto de vacunación en Campolongo, emplazado en la sala de exposiciones del edificio de la Xunta, y desgranaron los datos de los 447 días de vacunación desde que se comenzaron a administrar el 29 de diciembre de 2020 y del funcionamiento de los puntos de vacunación masiva, en los 349 días que estuvieron abiertos, desde el 6 de abril del año pasado.

LUZ AL FINAL DEL TÚNEL. "Fixemos, entre todos, un gran esforzo para acometer este proceso á maior velocidade e coa maior comodidade e por iso quero agradecer, en primeiro lugar, aos cidadáns pola súa responsabilidade e masiva resposta para protexerse e protexernos a todos", manifestó Luis López. Este hecho "permite que agora xa vexamos a luz ao final do túnel", aunque, advierte de que "non podemos confiarnos porque a incidencia segue alta e hai días cos casos activos á alza".

No obstante, en todo caso, "a situación é indubidablemente mellor que hai uns meses polos efectos da vacinación", subrayó. Atendiendo a los datos, el balance del 21 de marzo de 2021 reflejaba 200 casos activos (un 10% de los actuales) y 21 personas ingresadas, poco menos de la mitad de la cifra de ayer.

Los responsables trasladaron sus felicitaciones al personal de enfermería, transportes, seguridad e informática y también a Protección Civil y agradecieron la colaboración de los concellos de Pontevedra y Vilagarcía

El delegado extendió su felicitación al personal de enfermería -representado ayer por el jefe de servicio y coordinación de vacunación, Juan Alberto Vázquez-, de transporte, de seguridad y de Protección Civil "polo seu incrible esforzo, por dar todo o que tiñan con absoluta profesionalidade e eficiencia e por converterse nun orgullo para todos". También destacó el trabajo de organización realizado por la gerencia y la colaboración de los concellos tanto en la logística como en la organización del tráfico y del aparcamiento "para que o proceso fose o máis cómodo posible para os cidadáns".

José Ramón Gómez destacó el trabajo de los informáticos y de los PSX, que en su día citaron a los mayores de 80 individualmente. Así, recordó las dificultades del proceso, desde que al principio llegaban los viales a cuentagotas a que después hubo que citar hasta a 5.000 personas en un día.

EN CIFRAS. Ambos detallaron las cifras del proceso. Las 728.743 dosis se distribuyeron entre 271.335 personas que cuentan con la pauta completa, 211.000 que ya añadieron una dosis de refuerzo y 277.376 que tienen al menos una.

"A maioría das 18.000 persoas que non quixeron vacinarse teñen entre 20 e 40 anos, pero tamén as hai maiores", apunta el gerente del área sanitaria

El proceso de vacunación continúa abierto y se realizará, desde ahora, en el Hospital de Montecelo con o sin cita previa telefónica, para quienes tienen dosis pendientes, para los reticentes ("a maioría teñen entre 20 e 40 anos, pero tamén hai maiores", dijo Gómez) y para los niños que vayan cumpliendo los cinco años progresivamente.

En todo caso, la Xunta, si fuese necesario, abrirá de nuevo los vacunódromos para administrar la tercera dosis a adolescentes de 12 a 18 años o para algún turno de refuerzo para determinados colectivos. "Entendo que puideran xurdir dúbidas iniciais porque o proceso de desenvolvemento da vacina foi moi rápido, pero moi testado e agora sabemos que o resultado é francamente espectacular".

Recreo en el colegio de Barcelos en la mañana de este lunes. DAVID FREIRE
Recreo en el colegio de Barcelos en la mañana de este lunes. DAVID FREIRE

LAS MASCARILLAS SE RESISTEN A SER CASTIGADAS SIN RECREO EN EL PATIO DEL COLEGIO

El subcomité clínico que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia acordó en su reunión del pasado viernes dejar de recomendar el uso de las mascarillas en los espacios al aire libre de los centros educativos de la comunidad.

Los motivos son la situación epidemiológica de Galicia y el gran porcentaje de población pediátrica y juvenil vacunada: un 73,5% tiene al menos una dosis. Entre los menores de 12 años el 41% tiene la pauta completa.

De este modo, los centros educativos de Pontevedra trasladaron a las familias la posibilidad de que ayer los escolares ya podrían quitarse el cubrebocas en el recreo. En algún colegio incluso se cambió el protocolo para que las meriendas se trasladen del aula al patio.

No obstante, en esta primera jornada la tendencia fue a mantener la mascarilla, bien por temor o por ser necesario un estuche para guardarla durante el tiempo de asueto, caso de algunos centros. "Supoño que aínda non se atreveron, será un proceso gradual", apuntó el director del CEIP de Barcelos, Luis Arceo, pues en este colegio prácticamente ningún alumno se decidió a quitarla este primer día.


 

comentarios