lunes. 18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo

Una vida en el alambre

Pablo Ibar. EFE
Pablo Ibar. EFE

EL CASO de Pablo Ibar, el español acusado de triple asesinato en EE UU, siempre ha despertado mi curiosidad. Muchas veces no alcanzas a calibrar el por qué algo focaliza tu interés pero, en este caso, me imantaron unos cuantos detalles que no acababan de encajarme. Obviamente, todo desde la perspectiva de la distancia y profundizando en las informaciones de los medios de comunicación. 

He leído y escuchado todo lo que ha llegado a mis manos del caso. Lo verbalicé cuando se estrenó la serie En el corredor de la muerte, protagonizada por Miguel Ángel Silvestre, y lo reitero ahora de cara al también próximo estreno en HBO de El estado contra Pablo Ibar, presentada en San Sebastián y que me ha succionado completamente. 

Llego a ella gracias a Olmo Figueredo, destacado productor de cine de nuestro país, que dirige y produce esta serie documental, en la que relata mucho más que los veinticinco años de odisea judicial. Gracias a su trabajo, he podido entender "flecos" que no acertaba a descifrar en el desarrollo de los acontecimientos porque, muchas veces, los momentos y vida previa de los protagonistas de un caso, definen sus acciones.

Desde 2014, año en el que comenzaron la realización de este documental, "hemos contado con un acceso privilegiado tanto a miembros de la familia, como al equipo legal de Ibar, a la policía y a la fiscalía", comenta el director. "Asimismo, hemos sido la única empresa a la que se le ha permitido el acceso total al juzgado, en todo momento". Y ese es el plus de la serie, lo que la hace distinta y adictiva, porque te atrapa desde el primer instante. 

Al margen de los detales que, en mayor o menor medida podemos conocer por los medios, "El estado contra Pablo Ibar" añade documentos previos, de la vida y detención del español, hasta el momento desconocidos. Al menos para mí. Hay videos y testimonios de acciones delictivas anteriores, así como una biografía detallada de las actividades del asesinado. Nunca hasta ahora había podido hacerme a la idea de quién y cómo era Casimir Sucharski, un playboy de Miami con antecedentes de tráfico de drogas, posesión ilegal de armas y violencia, y sus dos acompañantes, Sharon Anderson y Marie Rogers

Figueredo ha conseguido entrevistar a todos y cada uno de los involucrados en la historia, desde la policía a los abogados, fiscales, familiares de las víctimas, periodistas, jueces, miembros del jurado. "Y lo hicimos así para que todos pudiesen compartir sus historias y puntos de vista que en algunos casos, obviamente, eran contradictorios" pero que, sin duda alguna, ayudaron a componer un poco más el complejo puzzle que es esta odisea judicial

La clave de este documental es que está todo grabado en tiempo real, porque el equipo ha estado allí en cada momento del juicio y en todos los acontecimientos que lo rodearon. "No necesitamos contar nada. Podemos mostrarlo todo". Y, cuando lo veais, entrareis a cuestionaros algo crucial, respecto al sistema judicial: la duda razonable. Esa que hace que su vida esté en el alambre porque, en este caso, "ni las personas involucradas, ni los espectadores, estarán nunca seguros de si el acusado cometió el crimen o no. Y es que lo que importa no es la verdad, es la duda"…

Una vida en el alambre
comentarios