miércoles. 12.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 12.08.2020
El tiempo

Procedente del audiovisual, imparte conferencias, presenta ponencias, escribe artículos e imparte clases. Apasionada de las nuevas tecnologías.

La casa de baños Los Placeres de la familia Viñas

Si los bares y teatros fueron lugares de recreo en las ciudades, las casas de baños a orillas de ríos o playas fueron muy populares a principios del siglo pasado en todo el país, como lugares de esparcimiento y baño
Martha Leman, Manuel Quiroga y familia Viñas en la casa de baños de Los Placeres. M.BARÁ
Martha Leman, Manuel Quiroga y familia Viñas en la casa de baños de Los Placeres. M.BARÁ

Un emprendedor de la familia Viñas solicitó una concesión para construir una en 1929 en la playa de Los Placeres. Esta documentación la recoge por primera vez José Manuel Pidre en su libro Pontevedra, el despertar de la Villa, en relación a todo el expediente inédito que aporté en su momento para que formara parte de su excelente trabajo.

Se trata de Francisco Viñas Someso que nació en Pontevedra en 1890; un conocido comerciante de la ciuda, que decidió iniciar un nuevo negocio debido al auge de turismo local en las playas de Casa y Casetas para baños en la Ría de Pontevedra. Eran los tiempos en que se estilaban los veraneos eran en A Caeira, Combarro, Raxó o Sanxenxo, que era como viajar hoy al Caribe.

Francisco Viñas Someso era hijo de Francisco Viñas de Gracia, natural de Zaragoza, casado en segundas nupcias con Florentina Someso Teira, de Noia, con la que tuvo cinco hijos, Matilde, Florentina, Melitina (Mila), Aurelia y Francisco. Francisco Viñas de Gracia se trasladó a Pontevedra y trabajó como contable de la Compañía Arrendataria de Tabacos.

Francisco Viñas Someso se casó con Pilar Quiroga Losada, hermana del violinista Manuel Quiroga e hija del conocido comerciante pontevedrés José Quiroga Hermida

En la ciudad fue propietario de varios negocios como el Estanco de la Peregrina, desde por lo menos 1901 y Papelería Viñas (Casa Viñas), desde Ca. 1908. Francisco Viñas Someso tuvo dos hermanos más por parte de padre: Francisco Andrés Viñas Blanco (propietario de la Banca Viñas Aranda de Vigo) y Manuel, también naturales de Noia.

Francisco Viñas Someso se casó con Pilar Quiroga Losada, hermana del violinista Manuel Quiroga e hija del conocido comerciante pontevedrés José Quiroga Hermida, y tuvieron cinco hijos: María Pilar, Milagros Francisco y Margarita Viñas Quiroga.

Curiosamente, ya en 1903 un jovencísimo Manolito Quiroga daba un concierto en el balneario de Los Placeres ubicado en otro lugar, que hoy es el Colegio del Sagrado Corazón de Placeres.

La playa de Los Placeres era una de las pocas, con Silgar, Bueu y Castillo en Marín, en la que estaba autorizado el baño por la presencia de diferentes medios de auxilio: "Todos los demás lugares carecen de dichos elementos, y por lo tanto, quien se bañe lo hará bajo su propia responsabilidad y ateniéndose a las funestas consecuencias a que las exponga cualquier imprudencia cometida", sería objeto de sanción que aumentaría si, además, se hacía sin el preceptivo bañador.

Para construir la casa de baños y casetas en la playa de Los Placeres, en 1929 Francisco Viñas solicitó la licencia con un proyecto firmado por el ingeniero pontevedrés Rafael Picó, director facultativo de Obras del Puerto. En una carta manuscrita decía: "Amigo Viñas: No es necesario introducir ninguna modificación, pues la petición lleva consigo la ocupación de la playa para casa y caseta de baños, ... que el frente ocupado, pueda ser concedido".

El proyecto contaba con una edificación principal soportada por elevados pilares de mampostería para salvar las crecidas de las mareas y constaba de una primera planta con un porche cubierto con mesas, salón y bar con licencia para conciertos: "Tendrá un salón para poder celebrar en el distracciones, separado únicamente como una barandilla del salón para Bar con objeto de que puedan disfrutar de los acordes de una orquesta, los que en ambos salones se encuentran". El acceso a la planta se hacía por unas escaleras ubicadas en un lateral de la construcción: "En otros departamentos están alojados los diferentes elementos para atender todos los servicios, y 5 cuartos de baños calientes y algas".

Además de la instalación principal en la propia playa se instalaron veinte casetas individuales de madera y chapa canaleta para el cambio de ropa de los bañistas: "Se comprende pues la utilidad que reportaría el establecimiento de una casa de baños y numerosas casetas para el servicio de los bañistas que no solo encontrarían lugar adecuado para vestirse y desnudarse, sino también para restablecer sus agotadas fuerzas y esparcir un poco el ánimo, todo ello muy conveniente después de un baño agotador". Destacaban que además tendría trampolines para nadadores, hamacas, maromas y sombrillas. Se llegó también a un acuerdo con el Liceo Casino para organizar fiestas en el salón. Un mes antes de su apertura se ofertó públicamente la concesión del bar, que se adjudicó a Faustino Yáñez que montó el Bar Americano con orquesta y gramola para dar conciertos de mañana y tarde todos los días a partir del día 5 de julio.

El nuevo establecimiento se inauguró el 3 de julio de 1930 con una fiesta privada para los socios del Liceo Casino y el Heraldo de Galicia destacaba: "Su situación es magnífica y su confort envidiable. El salón de fiestas es espléndido y el servicio de bar está excelentemente dotado. Para inaugurarla celebró un té-dansant el Liceo Casino que se vio muy concurrido". El Círculo Mercantil anunció también un gran baile en el salón de la casa de baños.

Para facilitar el transporte desde Pontevedra se llegó a un acuerdo con la Empresa de Tranvías para facilitar abonos económicos para acceder a la misma desde la Plaza de la Peregrina; la venta de abonos era en el estanco de la misma plaza. El alcalde de turno autorizó la colocación de varios puntos de luz de alumbrado público. Dos meses después de la inauguración se organizó un concurso de natación en el que obtuvieron premios Santiago Rodríguez, Antón Riestra del Moral (que años más tarde sería el III marqués de Riestra), Luis Rocafort y Carbó.

En 1938 la casa de baños cerró. Francisco Viñas Someso falleció en 1953 y está enterrado en el panteón de la familia Viñas Someso en San Mauro de Pontevedra.

En la foto podemos ver de izquierda a derecha, Martha Leman, Manuel Quiroga Losada y sentadas Mila Viñas Someso, Pilar Quiroga Losada, María Pilar Viñas Quiroga y sus hermanos, Milagros y Francisco.

La casa de baños Los Placeres de la familia Viñas
comentarios