Imprimir

Kalfer cierra tras 48 años

Diario de Pontevedra | 17 de febrero de 2020

Los seis hijos del fundador durante el día de cierre. DP
Los seis hijos del fundador durante el día de cierre. DP
El comercio electrónico gana el pulso y obliga a la empresa familiar a cesar su actividad ► "Los papás ya son gente muy digitalizada"

El comercio local se ha despedido de uno de los negocios que podían presumir de entrar en la categoría de veteranos. Se trata de Kalfer, un establecimiento dedicado a la venta de productos de puericultura que, tras 48 años de actividad, se vio obligado a cerrar sus puertas el pasado 7 de febrero.

El comercio electrónico fue su principal verdugo. Primero obligando a recortar ganancias y después convirtiendo la empresa en casi un mero escaparate de testeo. "Los productos se han vuelto muy transparentes. El consumidor ya sabe lo que quiere, cómo lo quiere e incluso pone el precio. Los papás y mamás ya son gente muy digitalizada y, aunque es cierto que les gusta ver y tocar lo que quieren, una vez lo hacen recurren a las redes del comercio electrónico", indica Edelmiro Calvo, uno de los sucesores del fundador.

Kalfer fue el primero de su especie. Sus orígenes se remontan a marzo de 1972, cuando Fernando Calvo García se aventuró a abrir una tienda de recambios para automóviles y electrodomésticos, entonces en plena fase de expansión. Con la empresa ya funcionando, un día se presentó en el local "el propio dueño de Jané, que por aquel entonces ejercía como agente comercial". Éste le preguntó a Fernando "si no le importaba que le dejase un par de sillas de paseo" y, ante la respuesta afirmativa, dejó expuestos un par de carritos de bebé. La prueba no pudo ser más exitosa. A esos modelos se fueron sumando otros y, finalmente, "un negocio se fue comiendo al otro". Kalfer, ubicado en el número 9 de Sagasta, acabó centrando sus ventas en el mundo de la puericultura.

La transición fue vivida de cerca por dos de los seis hijos del emprendedor: Fernando y Cristina, que llevaron las riendas de la tienda durante los últimos años. Ellos también fueron los que presenciaron en primera línea cómo Internet noqueó las ventas y cómo en su caso la reforma urbana jugó en contra. "Antes venía gente de toda la comarca a comprar a Pontevedra, pero desde que se bloqueó la entrada de coches al centro se notó una bajada. Fue otro de los factores que dieron lugar a un deterioro progresivo de la actividad", comenta Edelmiro.

El alquiler del bajo fue actualizándose con arreglo a las leyes de arrendamiento, pero nunca resultó excesivo a ojos de los arrendatarios. "Lo que no se aguantaba eran los impuestos del negocio, los locales, provinciales y estatales, véase Hacienda".

No obstante, si hay algo en lo que insiste Calvo es en que los responsables de la empresa no quieren pasar página sin "agradecer a las familias de Pontevedra que hayan confiado en nosotros todo este tiempo". "Hemos presenciado el relevo generacional entre la clientela un montón de veces. Las madres que nos compraron para sus hijos volvieron con estos para adquirir productos para sus nietos. Mucha gente ha viajado dentro de los cochecitos de nuestra tienda y a todos ellos les queremos dar las gracias", concluye Calvo.

Podes ver este artigo na próxima dirección /gl/articulo/pontevedra/kalfer-cierra-48-anos-montando-bebes-ruedas/202002171301321073766.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)