Imprimir

"No se habla del paciente que espera una hora para ser ingresado"

María Boullosa | 24 de enero de 2020

Sonia Fernandez Arruty. GONZALO GARCÍA
Sonia Fernandez Arruty. GONZALO GARCÍA

La directora de procesos asistenciais del área sanitaria, Sonia Fernández-Arruty, replica las críticas contra la saturación de Urxencias

El atasco de pacientes en el servicio de Urxencias de Montecelo es el mantra de todos los inviernos. Todos los años trascienden críticas de profesionales y pacientes por la falta de camas, la falta de personal y la demora en los ingresos en planta.

De media, ¿cuánto esperan los pacientes que llegan a Urgencias para ser ingresados?
Recientemente un médico de Urxencias nos acusó de mentir porque estábamos diciendo que los pacientes no esperaban más de cuatro horas, pero eso no se ajusta a la realidad. Es falso. Nosotros siempre hablamos de medias, porque hay gente que espera ocho horas y otra que espera media hora. El objetivo del Sergas es que el paciente no espere de media más de cinco y nuestro promedio es inferior. Sin embargo, esto no significa que neguemos que haya esperas superiores. En épocas de gripe, al igual que ha ocurrido en años anteriores, el hospital está más saturado. De hecho, nuestra ocupación media oscila entre el 86% y el 87%, porque todo se ralentiza. Hay más pacientes y patologías que llevan más tiempo. Además, esto es un engranaje de muchos profesionales y a veces el alta no solo depende de nosotros, sino de que los familiares vengan a buscarlos, las ambulancias...

No obstante, los trabajadores denuncian casi a diario que hay pacientes que aguardan toda la noche en Urxencias a ser hospitalizados, superando las 16 horas de espera. ¿Cabe solución o hay que esperar al Gran Montecelo?
Es verdad que hay pacientes que pasan la noche en Urxencias pero es que, si piden el ingreso a las cuatro de la mañana, lo normal es que intentes respetar el sueño del paciente, salvo que las habitaciones estén vacías o las Urxencias estén muy llenas. Si es un caso grave, por supuesto que se sube al paciente, sea la hora que sea. Y sí, en esta época sí hay retrasos, pero me gustaría trasladar un mensaje de tranquilidad a la población, porque contamos con un sistema de triaje que prioriza la atención en función de la gravedad. Los graves se van a atender en tiempo y forma y los menos graves tendrán que esperar más, evidentemente.

"Reservamos M3 para la gripe pero, en vez de recibir felicitaciones por la buena gestión, nos critican por tener camas cerradas"

¿Cuál es el tiempo máximo que ha esperado un paciente para ser ingresado en lo que va de invierno?
En diciembre ingresamos 1.035 pacientes desde Urxencias y de estos, más del 50% esperaron menos de cuatro horas por una cama. Seguramente haya gente que ha estado más de 15, pero nunca se habla del que ha esperado una para ser ingresado. Y en Pontevedra tenemos varios problemas. Uno de ellos es el défi cit estructural del servicio de Urgencias, que pretendemos mejorar con unas obras que tenemos en marcha. Y otro hándicap es que Medicina Interna es un servicio que genera muchas urgencias y que está repartido en dos hospitales. El 98% de los pacientes que ingresa en este servicio proceden de Urxencias y, si hay cama en Montecelo probablemente serás hospitalizado mucho antes pero, si dependes de que te venga a buscar una ambulancia y te trasladen a una habitación del Provincial, los tiempos se dilatan.

La unidad de Medicina Interna 3 del Provincial no se abrió en su totalidad hasta el 16 de enero. ¿Por qué se tardó tanto?
No es que se haya tardado. Nosotros gestionamos dinero público y las camas de M3 las teníamos reservadas para tener un colchón para la gripe. Si la gripe viene muy virulenta tenemos que dar salida a los pacientes pero, en vez de recibir felicitaciones por la buena gestión, nos critican por tener camas cerradas. Y eso que todos los días tenemos más altas que entradas y que no sabíamos cómo iba a venir la gripe. Activamos el plan de contingencia ayer (por el miércoles), pero mucho antes empezamos a reforzar la hospitalización en Medicina Interna en Pontevedra y O Salnés. Y tenemos Urxencias reforzada desde finales de la semana pasada con una enfermera y una auxiliar en el turno de la tarde-noche, que es cuando hay mayor afluencia y mayor lentitud. De todos modos, lo tenemos todo monitorizado y si, por ejemplo, a las 12.00 figura que ya han entrado 50 pacientes en lugar de 20, se ordena el refuerzo.

Precisamente, estos 'contratos pico' motivan una de las quejas más reiteradas por el personal eventual, que demandan que el refuerzo sea para toda la campaña de la gripe.
Y yo les pregunto, ¿a qué se refieren? ¿A la campaña de vacunación? ¿Cuando estamos vacunando y no hay gripe?.

"En diciembre tuvimos 1.035 ingresos desde Urxencias y más del 50% esperaron menos de cuatro horas por una cama"

Se presume que desde que se detectan los primeros casos hasta que se dejan de diagnosticar...
Los datos que nosotros manejamos como gestores se corresponden con el número de asistencias a Urxencias y tenemos una media de 168 urgencias al día. Ayer (miércoles) hubo 174 y el día que hemos tenido más se ha llegado a los 198, no es un gran incremento. Y sin olvidar que de cien pacientes que vienen a Urxencias, 82 se van para casa, la inmensa mayoría. No vamos a hacer sufrir a los trabajadores, porque es nuestra responsabilidad velar por su salud, pero no se pueden poner refuerzos por poner. Nosotros gestionamos dinero público y tratamos de ser eficientes.

El personal eventual, sobre todo el de enfermería, se queja de tener que estar todo el día pendientes del teléfono por si les llaman para ser contratados. ¿No hay alternativa? ¿Trabajar en la sanidad implica esto?
En otros ámbitos se puede optar por no cubrir una plaza, pero aquí tenemos que hacerlo. Esto siempre lo va a haber.

Los trabajadores se reunieron en asamblea esta semana y acordaron movilizarse mañana para denunciar la situación de Urxencias. Una de sus reclamaciones es que se ponga fin a los ingresos en pasillos. ¿Se puede evitar?
Como las obras en marcha esperamos drenar un poco y evitar que estén en el pasillo. Pero es lo que comentamos siempre. Muchos de los que están en el pasillo no son pacientes que están pendientes de cama. Son personas a las que se les está administrando un tratamiento, que están pendientes de pruebas o que están esperando a que les recoja un familiar o una ambulancia. Los casos graves no están en pasillos. De hecho, en el servicio de Urxencias tenemos una sala de Observación con diez camas para los pacientes graves mientras no ingresan. De todos modos, en esa asamblea solo hubo tres personas del servicio de Urxencias, todo hay que decirlo, el resto eran sindicalistas. Mucha otra gente con la que hablas te dice que los refuerzos están llegando y que este año lo están llevando un poco mejor. E insisto. Lo más importante es que la población esté tranquila. Tenemos un servicio de Urxencias que trabaja muchísimo y que está ahí para velar por la salud de la ciudadanía.

"No vamos a hacer sufrir a los trabajadores, porque debemos velar por su salud, pero no se pueden poner refuerzos por poner"

En los últimos días han trascendido críticas por la supuesta mezcla de pacientes infecciosos con pacientes operados y por el ingreso de hombres en Obstetricia. Los denunciantes dicen que la política de ingresos es un caos.
Es un caos que está organizado. Hombres en Obstetricia. ¿Por qué no? Si tenemos necesidad de camas y las mujeres de Obstetricia están en una habitación y los hombres en otra, no pasa nada. Lo que no es correcto es que se mezclen pacientes infecciosos con quirúrgicos. No es verdad. Puede ser que un paciente operado se infecte y entonces pase a ser infeccioso, pero si esto ocurre ya lo pasamos de esa habitación para trasladarlo a otro. Podemos cometer errores humanos, pero nunca se va a poner a un paciente con una neumonía con uno que se acaba de operar una apendicitis. No es tal caos como quieren transmitir.

Al hilo de la gripe, hay sindicatos que predicen que el Gran Montecelo no va a tener capacidad suficiente de camas porque, aunque descienda la masa poblacional, está previsto que aumente el porcentaje de personas mayores con enfermedades crónicas y pluripatológicas. ¿Se equivocan?
Yo le diría a esta gente catastrofista que estos proyectos se hacen viendo cómo puede evolucionar la demografía, pero también viendo otras cosas. Antiguamente la valía del hospital era por el número de camas. Ahora es al revés. Ahora un hospital es más eficiente cuantos menos pacientes tenga ingresados. De hecho, ahora la mayor parte de la cirugía se hace por laparoscopia, tenemos una estancia media de seis días, frente a los 15 ó 20 de hace unos años, y esto va a ir a menos, porque las intervenciones serán cada vez menos invasivas, con lo cual muchos pacientes que hoy están ingresando en un futuro no lo van a hacer. En cuanto al paciente mayor, crónico y pluripatológico, también se están desarrollando programas desde la Consellería de Sanidade. Por ejemplo, el programa Telea, que permite monitorizar a los pacientes en su domicilio y adelantarse a las posibles complicaciones del mismo.

Los díscolos del proyecto piden entre 740 y 750 camas, para obtener 150 más que las que suman Montecelo y Provincial.
El proyecto del Gran Montecelo contempla 720 camas, lo que pasa es que dicen que son menos porque se calcula que 660 se usarán de forma ordinaria. Y además de la teleasistencia está la Hospitalización a Domicilio (HADO). De hecho, en unas semanas empezaremos con un tercer equipo. Por eso insisto. Ahora la capacidad de los hospitales no se mide por el número de camas, sino por su resolución.

Podes ver este artigo na próxima dirección /gl/articulo/pontevedra/nunca-habla-paciente-ha-esperado-hora-ser-ingresado/202001241410281070448.html


© 2020 Diario de Pontevedra

Lepanto 5, Pontevedra

Tlfno: 986 011 100

(Grupo El Progreso)