Opinión

Muerte en 'Buraco do Inferno' (Isla de Ons. 1963)

La Escuela Naval Militar de Marín conmemoró el pasado lunes en la Isla de Ons el 60 aniversario del fallecimiento del guardiamarina, de la 27 Promoción del Cuerpo de Infantería de Marina, José Luis Herrero Paadín, acto presidido por el comandante-director, Pedro Cardona Suanzes, que nos traslada al trágico suceso acaecido en la tarde del 18 de octubre de 1963, en la zona conocida como ‘O Buraco do Inferno’, uno de los miradores más espectaculares de la isla.

Ocurrió durante unos ejercicios de adiestramiento topográfico y anfibio de los alumnos, durante los cuales se produjo la desaparición –se dice que un resbalón pudo haber originado su caída directa al pozo- del citado y recordado guardiamarina, al que ya en 2013 se le había tributado, en el mismo lugar, homenaje póstumo coincidiendo con el 50 aniversario de tan luctuoso accidente.

Según conocemos por datos de hemeroteca, "una vez conocida su desaparición aquella misma noche se alistaría al destructor ‘Almirante Antequera’ con una tripulación formada por alumnos voluntarios para realizar una intensa búsqueda, que finalmente resultaría infructuosa, ya que nunca se encontró el cuerpo del infortunado guardiamarina".

Sesenta años después y a lo largo de todo este tiempo centenares de personas que visitan la Isla de Ons no se resisten a perder la visita al ‘Burato do Inferno’, un lugar lleno de leyenda y misterio que lo único que tiene de certeza es la fortuita muerte del joven alumno como nos es recordado por una gran cruz blanca de piedra erigida al borde del ‘buraco’ –protegido para que nadie se acerque demasiado- que por su profundidad cualquiera diría que es la ‘boca de entrada al inframundo’, -como nos dice el imaginario popular galego-, y según entendidos, (espeleólogos) "es el pozo más profundo que existe en la provincia de Pontevedra con cinco metros de diámetro y más de 40 metros de caída libre…"

Llaman la atención al visitante los ‘misteriosos’ sonidos que se producen en su cavidad que no son más que el resultado de las olas que entran y rompen con fuerza, sobre todo cuando hay temporal. Existe también otra teoría que defiende “que tales sonidos son los graznidos de los pájaros que anidan dentro del pozo y que, según la leyenda creada por antiguos habitantes de la isla, asemejan a lamentos y voces de almas en pena… Son muchas las razones para visitar la Isla de Ons: su paisaje, su gastronomía, sus gentes… y la magia que nace de la caprichosa forma de la roca que conecta la parte alta de la isla con el mar…”

Leyendas aparte, ‘O Buraco do Inferno’ no es más que "una cueva granítica creada por la fuerza del mar y el viento a la que, con el tiempo, se le vino abajo la parte superior, creándose un acceso directo desde la superficie hasta el fondo del mar…" (Misterios y leyendas de Galicia., Antonio Ceniza)

Comentarios