Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

La boa vila está a rebosar

Las Rías Baixas están llenas de turistas y Demetrio en el edén

No voy a dedicarle toda esta columna a Nito Sobral, alcalde de Poio, pero estoy tentada a hacerlo. El miércoles les hablaba del huerto del regidor y este jueves tengo que comentar sus gustos musicales. Nito, aunque haya vivido ya unas cuantas primaveras, es un hombre jovial, que sigue sintiéndose un chaval y que adora el rock and roll. Así lo contó el miércoles en Mes de playa. RAFA FARIÑAla presentación de la Festa do Mar de Combarro, en la que animó a los presentes a ir a los conciertos del Armadiña Rock. Si usted nos lo recomienda, querido Nito, tendremos que ir, así que nos vemos en Combarro.

Otro lugar que es ideal para visitar en verano es Sanxenxo. No les estoy descubriendo nada, lo sé, pero el municipio de las Rías Baixas es sensacional en esta época del año y lo recordaré todas las veces que sea necesario: Sanxenxo es genial. El miércoles estuvo por allí el conselleiro de Educación y Cultura, Román Rodríguez, que quiso dejar constancia de su cariño por el pueblo firmando en su libro de visitas. No sé qué mensaje dejó para los sanxenxinos, pero estoy convencida de que Román emocionó con sus líneas. No me espero menos del conselleiro de Cultura.

También se ha convertido en un hervidero la ciudad de Pontevedra, que estos días está llena de gente de todas partes. Es un placer dar de beber, de comer, de bailar y de gozar a todo el que pasa por aquí, como dice el refrán. Sin duda, ser un lugar de paso de turistas y peregrinos es sensacional y la propia Anxos Riveiro, edil de Deportes en la ciudad, lo explicaba el miércoles en una rueda de prensa en el Concello. De hecho, puedo augurar que con la cantidad de eventos deportivos que habrá este fin de semana en la ciudad las plazas van a estar abarrotadas.

El que no no estuvo por unos días en Pontevedra fue Demetrio Gómez, que subió a sus redes sociales una fotografía de una playa desierta. El texto que acompañaba la imagen se reducía a una palabra: paraíso. Ya me gustaría a mí saber dónde están esos arenales desiertos porque yo cada vez que voy a la playa me vuelvo loca para encontrar un hueco en donde clavar la sombrilla.

La boa vila está a rebosar
Comentarios