Jueves. 23.11.2017 |
El tiempo
Jueves. 23.11.2017
El tiempo

Amanecer en globo

MI PROFESIÓN, tan denostada por muchos pero tan adictiva para los que la amamos de verdad, tiene momentos inimaginables. Bien es cierto que tienes que ser muy vocacional para sobrellevar todas las pruebas, en ocasiones tan duras que se antojan insalvables, que te encuentres en el camino, pero también te da satisfacciones inesperadas y regalos impagables. De uno de estos últimos pude disfrutar esta semana en la Capadocia turca.

Me habían hablado de este lugar, pero era una asignatura pendiente, a pesar de haber visitado ese país en tres ocasiones. Cuando, hace unas semanas, me llamó estefanía Acedo para proponerme una acción profesional, organizada por #UniversalVideo/Blu-ray, me di cuenta de que mi trabajo me estaba procurando la posibilidad de saldar una deuda más.

El plan no podía reunir mejor dos de mis pasiones: el cine y viajar. La idea era conocer, recorrer y disfrutar de las localizaciones en las que se rodó El teniente otomano, película que, de manera incomprensible, sale directa a vídeo, el próximo 2 de agosto, sin pasar por la gran pantalla. Protagonizada por Michiel Huisman (Juego de tronos), Hera Hilmar (The Oath), Josh Harnett y Ben Kingsley, la película reúne todos los ingredientes para hacer una buena taquilla. Si te gustó El paciente inglés y te conquistó la historia de Pearl Harbour, tienes muchas papeletas para que te seduzca la historia del teniente Ismail Vail, la enfermera Lilie y el doctor Jude Gresham, un triángulo amoroso que no siempre tiene el desenlace del lado que queremos, pero merecerá la pena comprobar en qué cincuenta por ciento estaban nuestras esperanzas. Es la historia de una mujer, sus deseos, sus luchas, sus barreras, sus logros. Contada por ella y con la que nos sentiremos plenamente identificadas. sin embargo, no es una película dirigida solo a las mujeres.

Después de verla, conocer la historia y alabar el entorno elegido para la producción, era imposible rechazar la oferta de disfrutar de esos escenarios. Viaje largo y cansado, no lo voy a negar. Cuando no tienes vuelos directos a un destino y debes hacer escala en otro aeropuerto, la aventura empieza a pasar factura y hay momentos en los que las piernas ya van solas, la mente se queda en blanco y no aciertas a articular palabra, pero todo tiende a cambiar cuando aterrizas en un lugar como Capadocia.

En un entorno de gigantescas cuevas, se encuentra el ‘Queen’s Cave Hotel’, un enclave en el que compruebas que el lujo no solo pertenece a los lugares acreditados con 5*. Entre las actividades aconsejadas está la de ver amanecer en globos de aire caliente (Hot Air Balloons). El madrugón es considerable porque, en esta época, el sol sale alrededor de las 05:25 am. Las reticencias iniciales que pudimos tener se disiparon cuando disfrutamos esa aventura. Creo que, a nivel visual, es la más emocionante y asombrosa que he vivido nunca, solamente equiparable al safari fotográfico en Kenia, que realicé después de ver Memorias de África. Ambos recuerdos imborrables y unidos ya a mi conocida e indisimulada pasión por el cine.

Amanecer en globo
Comentarios