Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

Árbol o Belén? Ahí la cuestión

CON EL puente de diciembre ya han aparecido los tradicionales adornos navideños en las ciudades y pueblos. Son los mensajes previos a la Navidad con los que transmitir devociones e ilusiones a través del consumo. Año tras año se repiten las mismas costumbres: los colores, la música de los villancicos, los adornos y los sentimientos. Y como símbolo, dos iconos religiosos: el Belén, para unos, y el Árbol, para otros. Aunque cada vez más destaca la presencia conjunta de ambas decoraciones en algún rincón de la casa y me atrevería a decir que sin saber el por qué y cuáles han sido los motivos por los que conviven con cada uno de nosotros en estas fechas.

¿Belén o Árbol de Navidad?. There is the question. Mucho se ha escrito sobre el origen de estos símbolos y muchos son los antropólogos que coinciden en señalar que "los dos son préstamos sociales y culturales que en algún momento llegaron a España haciéndolos nuestros... Culpables y nombres propios sobre la historia a la veneración al árbol hay muchos. Desde San Bonifacio (675-754) obispo inglés, hasta la creencia de que el primer árbol de Navidad estuvo presente a orillas del Rhin (Alemania). A España no llegaría la tradición de adornar el árbol con el significado que tiene hasta el año 1870. Aunque esta moda nórdica se implantaría plenamente en nuestro país hacia los años 70 del siglo pasado". De los adornos del árbol de Navidad se dice "tienen un especial significado: la estrella es la que debe guiarnos. Las bolas son en honor a las manzanas que colgó San Bonifacio en el primer árbol y los lazos simbolizan la unión de las familias".

Respecto al Belén aunque son muchas las historias que narran su origen, una de las más difundidas es la que nos cuenta que fue en la Nochebuena de 1223 cuando San Francisco de Asís lo ideó en una cueva próxima a un pueblo de Italia, haciendo su propio nacimiento mediante la instalación de un pesebre. A partir de ahí, esta tradición se expandió por toda Europa llegando a España a finales del siglo XVI. Sería entonces cuando el nacimiento se propagaría creando una conciencia de ser recreado en miniatura junto con la adoración de los Reyes Magos creándose incluso asociaciones belenistas como la nacida en Barcelona en el año 1863. En 1942 se funda otra en Madrid y se agrupan ambas en la Federación Española de Belenismo a la vez integrada en la Universal Federación Pesebrista.

En la actualidad ambas costumbres comparten la decoración navideña de nuestras calles y hogares. Da igual que sea el belén o el árbol la opción elegida, lo importante es disfrutar de las tradiciones junto a nuestros seres queridos celebrando como es debido el espíritu de la Navidad haciendo honor a su mensaje de paz. Y usted, ¿qué prefiere?. Yo personalmente lo que me dicta mi convicción personal.

Árbol o Belén? Ahí la cuestión
Comentarios