domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

Marín, la calle de Secundino Lorenzo

En el año 1749 y por recomendación del estadista el Marqués de la Ensenada el rey Fernando VI ordena la realización de un Catastro de todas las provincias del reino que se hizo extensivo a 15.000 lugares -entre los que estaba incluido el 'Señorío Juridiscional de la Villa y Puerto de Marín, perteneciente al Real Monasterio de Santa María de Osera...'- con el objetivo de averiguar el número de sus habitantes, propiedades territoriales, edificios, oficios, rentas, e incluso las características geográficas de cada población. Marín, según datos obrantes en aquel Catastro estaba compuesto por el señorío eclesiástico de la Villa y Puerto de Marín y las feligresías de San Julián y San Jorge de Mogor. (Ardán, Santo Tomé y O Campo formaban parte de la jurisdicción eclesiástica de Cangas).

"Fue al pie de las orillas del mar donde se fueron formando los primeros núcleos de casas del territorio marinense: 1) la Villa y Puerto; 2) Tras do Río (margen izquierdo del río Lameira); 3) A Mouta y 4) Cantodarea; que al extenderse y unirse formarían el conjunto poblacional de Marín" (Historia de Marín de M. Cendán).

Es en el citado Catastro donde constan los nombres de la calles que conformarían el primer callejero de la villa, -en concreto fueron quince-, y cuyo nomenclator sufriría a lo largo de los tiempos diversos cambios suprimiendo las denominaciones de origen para sustituirlas, en su mayor parte, por otras relacionadas con personajes políticos de cada momento. Con la vuelta de los ayuntamientos democráticos en 1979 y hasta la fecha muchos de los nombres originales fueron ‘rescatados’ como es el caso de las rúas Almuiña, do Sol, da Fonte, do Forno y A Roda. Aunque hay otras calles que no sufrieron cambio alguno y que lo siguen manteniendo: O Busto, A Calzada, A Veiguiña, A Rivera.

Al igual que lo vine haciendo con otras calles en esta misma sección hoy les traigo la breve historia de la calle Secundino Lorenzo. Su titularidad de origen fue la de Ruanova, que comunicaba y sigue comunicando a la Plaza do Reloj, hoy rúa do Sol con el entorno de la Plaza de Abastos. En 1908 el Ayuntamiento, siendo alcalde José Pérez Graña, acuerda atender la solicitud suscrita por varios marinenses emigrantes y residentes en la ciudad de Córdoba (Argentina) dedicar la calle a don Secundino Lorenzo Calvelo, "en memoria de los méritos contraídos como médico de los pobres." Un año después, atendiendo la petición, se coloca una placa en mármol (costeada por Fillos de Marín en Arxentina) con el nombre, que aún hoy se mantiene, del reconocido benefactor galeno marinense.

Secundino Lorenzo Calvelo, licenciado en Medicina por la USC ejerció hasta su fallecimiento como médico municipal de Marín. Natural de Cotobade (Pontevedra) falleció en 1908. Era padre del también médico marinense de adopción, tocólogo y cirujano, y popular músico aficionado amante de las tradiciones y autor de la letra del Enterro da Sardiña, Secundino Lorenzo Touza (1890-1955).

Marín, la calle de Secundino Lorenzo
Comentarios