Andrea Oca Domínguez
Opinión

Nuestros mayores

ERA UN lunes lluvioso de esos en los que Santiago muestra su verdadera personalidad y el viento baila con el agua por las calles pedregosas. Al mediodía, en el autobús urbano que sube la cuesta de Vite hacia la estación de autobuses, una señora preguntaba a una jovencita su edad. "Tengo 20 años",…