Opinión

Esas cosas que no se pueden ocultar

Francisco Millán Mon en la muestra de Antón Sobral en Estrasburgo. DP
photo_camera Francisco Millán Mon en la muestra de Antón Sobral en Estrasburgo. DP

Hay cosas que no se pueden disimular y una de las más comunes es el cariño, la complicidad y el feeling que se gesta en una verdadera amistad. Si no, que se lo pregunten al líder nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, y al presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, incapaces de enmascarar la armonía que reina entre ambos desde hace unos cuantos años. Fuentes que fueron testigos de primera línea me cuentan que en el desayuno informativo que celebró Europa Press el pasado martes en Madrid hubo gestos de apego entre ambos. El acto sirvió de escenario para que Feijóo presentara a Rueda de forma oficial en la capital y, como ya se podía presagiar, en esa carta de presentación no faltaron las muestras de afecto.

Eso sí, siempre aderezadas con toques de humor. El líder nacional de los ‘populares’ confesó que cuando fichó a su compañero de filas no le conocía, pero que terminó agradeciendo que Rueda omitiera las palabras de su querido padre, el también político José Antonio Rueda Crespo, quien la había alentado a esquivar el camino de la política. "Me alegro de que no le hubiera hecho caso", espetó Feijóo ante la prensa.

En clave más personal dijo sobre el pontevedrés que una de las cosas que le caracterizan es que siempre va a todas partes con una mochila, en el buen sentido de la palabra, y que cuando termina la jornada "no pide una cerveza", sino "una 1906", al parecer la bebida de cebada preferida del presidente autonómico.

El acto contó con la presencia de multitud de empresarios y de personalidades de la política, como la diputada Ana Pastor, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que por motivos de agenda tuvo que abandonar el evento al poco de comenzar. Tampoco faltó el presidente del PP provincial, Luis López, ni sus homológos en el resto de provincias gallegas y muchos otros portavoces del partido que, presumiblemente, aprovecharon el cara a cara para hacer quinielas sobre los próximos alcaldables a las municipales de 2023.

Cambiando de tercio. Tengo ya el bolsillo y el buche preparado para encarar la nueva edición de Pontedetapas, que arrancará hoy con una primera visita institucional a algunos de los establecimientos partícipes. Eso sí, no todo va a ser a ser ‘papatoria’. La cultura no puede faltar y una de las tentaciones a la vista es embarcarme hasta la ciudad francesa de Estrasburgo, donde precisamente el eurodiputado Francisco Millán Mon ha visitado la exposición de Antón Sobral disponible el Strasbourg Art Photography.

Comentarios