Opinión

A Illa de Arousa, paraíso de la salud

Conchy Campos. DP
photo_camera Conchy Campos. DP

El sol siempre brilla en A Illa de Arousa; siempre, claro, que no lo impidan las nubes, pero basta con que se cuele un rayo para que ilumine algún rincón de sus siete kilómetros cuadrados, extensión que podría parecer reducida, pero en la que hay cabida para unas ochenta playas, varias sendas y un parque natural. Es un lugar donde resulta fácil olvidarse de los coches y de los eucaliptos. Un paraíso de la salud.

Y, claro, en cuanto el tiempo y las limitaciones derivadas de la dichosa pandemia lo permiten, comienzan las escapadas. Les cuento: por estos parajes fue vista este domingo una pareja de Cuntis, la formada por Manuel Campos, alcalde, y Conchy Campos, teniente de alcalde. Madrugaron para recorrer el perímetro de la isla, accedieron al centro de la localidad, se subieron al coche y regresaron a casa.

Satisfechos y hambrientos, después de haber caminado catorce kilómetros, en su localidad natal protagonizaron un gesto de apoyo a la hostelería: se despacharon bien a gusto unas consumiciones acompañadas de chicharrones. ¿Dónde?, en el Bar O Traspaso. Los atendió Merchy; como siempre, profesional y amable.

Haciendo crepitar la arenilla, y pisando la hierba y la madera, por estos parajes también anduvo durante la mañana del domingo un pontevedrés apolíneo al que le gusta correr. Nada más y nada menos que el vicepresidente primero de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, practicando deporte con dos acompañantes. Y no fue el único político que sudó la gota gorda. Otro que también aprovechó la mañana para invertir en salud fue Manuel Vázquez, el que fue primer alcalde de A Illa de Arousa, con 28 años.Manuel Vázquez. FERNANDO SALGADO

El ex-regidor conoce como la palma de la mano el territorio: sabe que en un tramo puede soplar el viendo de cara y que basta con doblar una curva para que amaine, o que entre un lugar y otro la temperatura sufra notables oscilaciones, porque el itinerario está salpicado de trayectos despejados y otros en los que las ramas de los pinos se convierten en un techo. Vázquez lleva en el ADN su vocación de dirigente. En sus tiempos más mozos fue el base de Dorna de A Illa, equipo de baloncesto que protagonizó memorables partidos en el pabellón del colegio público bajo la dirección del médico de la localidad, Ramón Suárez.

Y lo mejor está por venir. Carlos Iglesias, el alcalde, ya adelantó que el próximo verano los vehículos dispondrán de un aparcamiento en O Bao, evitando así que accedan al interior de la isla.

Deporte, pero más rústico, también lo está practicando estos días María Ferreirós. La irreductible portavoz del grupo municipal socialista en el Concello de Valga se dejó ver en las redes sociales podando una parra y partiendo leña con un hacha. Toda una demostración de poderío.

Comentarios