jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

El 'neno labrego' de Elena Furiase

"EU SON Balbino. Un rapaz de aldea. Coma quen di, un ninguén. E ademais, pobre". Se preguntarán por qué les traigo ahora aquí el relato del protagonista de Memorias dun neno labrego. Pues, fácil. Porque la obra del fallecido autor cruceño Xosé Neira Vilas está de actualidad, sin olvidarse, claro, de que los clásicos (y éste lo es de la literatura gallega) nunca pasan de moda. Recordarán, ya que así se lo contaron mis compañeros en este divino diario, que el pasado miércoles Edicións Fervenza convocó el Concurso Balbino de Relatos, pero la curiosidad que hoy les traigo no es tanto sobre los entresijos de este acto de presentación, sino sobre la mención que de este personaje hizo hace poco la mismísima Elena Furiase. Les cuento.

El caso es que la actriz, nieta de Lola Flores, acudió hace una semana al programa de la TVG Land Rober, del que es ya una asidua invitada, y allí, participando en un juego que consistía en tirar de parecidos para adivinar quién era el padre o la madre del niño o niña que se mostraban en fotografías, la joven confesó haber leído Memorias dun neno labrego. La cosa pasó un tanto desapercibida, pero no a mí, que no se me escapa ni una. Fue durante una conversación con el presentador del espacio, Roberto Vilar, sentados ambos en las escaleras del plató, cuando Furiase escuchó a Roberto pronunciar la palabra "neno" y se le encendió la bombilla. "¡Ah, o neno labrego. Ese me lo he leído yo hace mucho tiempo!", dijo. Me sorprendió, la verdad, y me quedé con las ganas de saber cómo llegó a manos de la madrileña la obra. Claro que, por otra parte, no es extraño, tratándose de uno de los "best seller" de la literatura gallega y del primer libro español en ser incluido en una colección de literatura universal.

Y todo esto me llevó a pensar en los Balbinos de hoy en día, en todos esos niños y niñas que viven y dignifican el rural. Y me animo a volverme por un momento de su edad y mirar con sus ojos curiosos y viajar, por ejemplo, este domingo a Lalín y observar la recreación de su Matanza Tradicional para no perderme detalle. Este jueves se presentaron sus actividades, enmarcadas en la programación de la Feira do Cocido de la que, por cierto, fue pregonero Roberto Vilar hace dos años. En el acto, el alcalde, Rafael Cuíña, recordó que se acaba de estrenar el nuevo año chino ¡y está dedicado al cerdo!

No sé si en el Concello llegaron a plantearse lo de promocionar su fiesta en el país asiático. Sería un gancho en el camino por conseguir la declaración del evento como de interés internacional. Lo que sí sé es que en la capital de Deza hay algún que otro hostelero chino que ofrece cocido por las fiestas. ¡Habrá que probar!

El 'neno labrego' de Elena Furiase
Comentarios