domingo. 18.08.2019 |
El tiempo
domingo. 18.08.2019
El tiempo

Las pulseras comestibles de Solla

Pepe Solla. JAVIER CERVERA
Pepe Solla. JAVIER CERVERA

HAY QUE VER lo que inventan, que diría mi abuela. Estoy alucinando con la última nota que nos ha llegado a los medios desde el Festival Portamérica: resulta que nuestro cocinero estrella Michelin de Poio Pepe Solla ha inventado una pulsera comestible con esencia de Albariño para el evento que se celebra en Caldas de Reis. ¿Cómo se quedan? Yo me he quedado muerta, la verdad.

La información la ha facilitado el patrocinador del festival e impulsor del invento, la Guía Repsol. Según cuenta, se trata de "la primera pulsera de festival que te puedes comer, elaborada por los artesanos pasteleros de ‘130º’ según una receta de Pepe Solla, con esencias de albariño y los sabores de Caldas de Reis".

La pulsera se repartirá a los primeros festivaleros que cada uno de los tres días se acerquen al Showrocking Guía Repsol para pedir los pinchos de alta cocina de Maca de Castro, Andoni Luis Aduriz, Yolanda León o Diego Guerrero, entre otros, y hasta que se agoten las existencias. "Los afortunados tendrán que decidir si se la comen a mordiscos después de ponérsela en la muñeca o resisten la tentación y la guardan junto a su colección de pulseras de festival", indican desde la Guía Repsol. Yo lo tendría bastante claro. Decirle a una golosa como yo quese guarde de recuerdo algo que se puede comer... Va a ser que no. ¡Hombre, por favor!

¿Pero además de albariño, de qué está hecha la pulsera? La nota de la Guía Repsol lo explica. "En el Obrador de ‘130º’ (Madrid), Alberto Miragoli y Kate J. Good han materializado la pulsera, después de probar diversas opciones". Según indican, una botella de albariño da para elaborar ocho pulseras, a la que han añadido azúcar, pectina, zumo de limón y glucosa. ¡Vamos, que es una gominola! ¡Qué ganas de probarla!

También tengo unas ganas locas de leerme 1.000 anos de historia en Cerponzóns, el libro que Rodrigo Cota ha escrito sobre la historia de la parroquia pontevedresa que, como saben, está de aniversario. Además de la publicación, que fue presentada este viernes en la Casa da Cultura de Pidre (véase foto inferior), también se ha grabado un documental, Cerponzóns a mil, dirigido por Pablo Cacheda. Este audiovisual, que dura poco más de media hora, está ya a disposición de todo el mundo en el canal YouTube de la productora de Cacheda, Volvemos a Primera. No se lo pierdan, que está muy bonito.

Por cierto, Cota fue este viernes protagonista por partida doble: presentó el libro de Cerponzóns y leyó el manifiesto del Día del Orgullo LGTBI de la Deputación Provincial. Y sin perder la sonrisa. ¡No paras Rodrigo!

Las pulseras comestibles de Solla
Comentarios