Opinión

¿Ruta ciclista o chuletón?

El rey emérito con Lino Fervenza y Lorena Durán. INSTAGRAM
photo_camera El rey emérito con Lino Fervenza y Lorena Durán. INSTAGRAM
Hay muchas formas de pasar un día festivo. Es cierto que si el tiempo no acompaña, como fue el caso de la jornada de ayer, las posibilidades se reducen. Pero está claro que, quien quiere, se busca la vida y organiza un buen plan. Que se lo digan al presidente de la Deputación de Pontevedra, Luis López, que ayer no temió a la lluvia y se enfundó en un mono ciclista, cogió su bicicleta, y participó en la Ruta do Salmón de A Estrada.

La cita se trata de una ruta cicloturista de 40 kilómetros (¡casi nada!) por el entorno natural del municipio estradense. Lo cierto es que Luis ya nos tiene acostumbrados a eso de alardear de sus múltiples talentos, ya sea la música o el deporte. Pero he de admitir que su faceta como aficionado a los pedales la desconocía. Y ya le debe gustar, porque lanzarse a realizar la ruta con el tiempo que hacía... ¡es para valientes!

Es cierto que no se trataba de una carrera, pero no he podido evitar pensar en qué posición habría quedado el presidente provincial si lo fuera. Para saberlo, tendremos que esperar a que a Luis se le de por participar en alguna. Eso sí, viendo la racha que lleva, no me extrañaría nada que lo siguiente fuera verlo saltar en parapente.

Otro que tampoco está desaprovechando estos días, aunque con un plan bien distinto, es Juan Carlos I. El rey emérito, que se encuentra en una de sus visitas a Sanxenxo, sigue conociendo la gastronomía pontevedresa. Si ya nos tiene acostumbrados a sus mariscadas en D'Berto, O Grove, esta vez ha decidido cambiar de menú y de municipio, disfrutando de la carne en el restaurante A'De Lino, en Moaña.

Según he podido saber, Juan Carlos se decantó por un buen chuletón de Moaña, señal de que disfruta con la comida gallega. Poco a poco, el rey emérito se está convirtiendo en uno de los grandes prescriptores de nuestra gastronomía. Y no me extraña, ya que la de Galicia es una de las mejores del mundo.

Don Juan Carlos volvió a hacer gala de su cercanía y después de la comida posó junto al propietario del local, Lino Fervenza, exportero del Pontevedra, y Lorena Durán.

Comentarios