Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Yo, para ser feliz, quiero un pregón

Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)
Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

SIEMPRE SOÑÉ con ser pregonera. Desde que era una renacuaja, ya pensaba mientras paseaba por la Boa Vila qué diría en caso de que me llamase el Concello para abrir las Festas da Peregrina. Creo que no hay mayor honor para una persona que ser la que da el pistoletazo de salida a los días más importantes de la ciudad en la que nació o de la que se ha convertido en hija adoptiva. No se crean que, por estas fechas, no ando pendiente del teléfono todo el día, cual candidata a ministra de Pedro Sánchez, por si la suerte se me pone de cara y me cumplen el sueño de mi infancia.

Pero nada, el móvil sigue sin darme la buena nueva. Sin embargo, todos los años me pasa igual. Cuando me entero de quién es la persona afortunada de ocupar ese lugar que tanto ansío, me puede la alegría a la envidia, porque siempre es gente que se lo merece mucho más que yo. Imaginen entonces cómo de contenta me he puesto cuando este jueves me enteré de que nuestra queridísima María Varela es la que me ha arrebatado mi deseo más profundo. ¡Qué sorpresaza! ¡Enhorabuena, compañera! No tengo ninguna duda de que la redactora jefa de este diario sabrá escoger las mejores palabras para su pregón. Además, será el segundo año que esta tarea esté a cargo de una mujer. Eso sí que es lo más importante de todo. Bueno, si el Concello se va quedando sin ideas de cara al año que viene, yo presento mi candidatura. ¡Ay, balconada de Mugartegui, algún día te conquistaré!

Con la alegría en el cuerpo, este jueves me dio por ir a la playa, para poner a remojo las emociones y coger algo de color, que sino llega agosto y mi piel, tan blanca como en enero. Me acerqué a Portocelo, que hacía mucho tiempo que no me dejaba caer yo por Marín, y solo les puedo decir una cosa: no se pierdan la nueva terraza. Les juro que no podrán evitar subir una foto de postureo a Instagram.

Yo, para ser feliz, quiero un pregón
Comentarios