Opinión

Los veterinarios premian a Murillo

Marcos Rey.DP
photo_camera Marcos Rey.DP

A ver si no ocurre ningún imprevisto y por fin a la tercera va la vencida. Tras dos intentos fallidos, el Colegio de Veterinarios de Pontevedra prepara el estreno oficial de su nueva sede, situada en el número 4- bajo del Camiño Vello de Castela, al que se muda tras haber estado muchos años en la calle Echegaray (en concreto desde 1968).

La inauguración de las nuevas instalaciones, de las que podrán disfrutar 750 veterinarios colegiados, será mañana sábado, a las 20.00 horas. Entre las personalidades que participarán en el acto se encuentra el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, que ha hecho un hueco en su apretada agenda. Ejercerá de anfitrión el presidente de los veterinarios colegiados de Pontevedra, Luis Núñez Desiré.

En el programa también destaca el homenaje que el Colegio Oficial de Veterinarios le rendirá a Diego Murillo Carrasco, presidente de la Mutua A.M.A., que recibirá la distinción como Miembro de Honor y le será impuesta la Medalla de Oro de la entidad colegiada "como reconocimiento a su dilatada trayectoria profesional y su constante apoyo desde la Mutua A.M.A. Seguros a todas las profesiones sanitarias en general y a la veterinaria en particular, para el desarrollo de actividades colegiales formativas, divulgativas y sociales". Muchas felicidades, tanto al doctor Diego Murillo Carrasco por esos galardones, como al colectivo de veterinarios colegiados por sus coquetas y hermosas instalaciones ya que, no en vano su diseño y obra interior ha sido finalista de los premios Londos International Creative Competition en 2020, seleccionado en 2019 como uno de los mejores proyectos de arquitectura en madera por la revista AITIM y finalista de los premios COAG 2019-2020 en la categoría de Obras de interiorismo.

Más felicitaciones, en este caso para el concejal responsable de Benestar Social, Marcos Rey que, junto al resto de las personas que asistieron a la presentación de la campaña Xogar coas manciñas, se esforzó por aprender a hablar con las manos. El edil socialista dio sus primeros pasos en el lenguaje de signos diciendo por señas precisamente eso, lenguaje de signos.

Otra cosa. Diego Calvo, nuevo vicepresidente 2º de la Xunta, dijo ayer en la Semana Verde que cuando era pequeño asistía al certamen con sus padres, que tenían caballos y que participaban en los concursos. De hecho, explicó que a día de hoy aún conserva como recuerdo de aquellos tiempos dos diplomas acreditativos de dos premios que recibieron y que tiene colgados en la pared.

Comentarios