sábado. 15.08.2020 |
El tiempo
sábado. 15.08.2020
El tiempo

La vida en la nueva normalidad

Luciano Sobral. DAVID FREIRE
Luciano Sobral. DAVID FREIRE

LA VUELTA a la normalidad nos va recordando poco a poco todas esas cosas que echábamos de menos. Ayer mismo di un saltito de alegría al saber que las fronteras con Portugal se abrían por fin. Aunque he de decir que no soy la única animada con la noticia. El concejal de Lalín y exalcalde Rafael Cuiña, aprovechó la ocasión para hacer una visita –y un fantástico selfie- al país vecino y disfrutar de un día de paseo y, por lo que pude leer en su post de Facebook, de gastronomía, a la que elogió entre exclamaciones.

También optó por irse de viaje Xurxo Agra, la pareja de la portavoz del BNG de Marín, Lucía Santos; eso sí, lo hizo de forma virtual. El viajero quiso hacer memoria de una de sus escapadas y publicó una bonita instantánea de la Biblioteca de Celso, en Éfeso. ¿Qué cómo lo sé? Pues porque ambos son grandes amantes del buen viajar y no solo nos abren una pequeña ventanita al mundo exterior desde su Facebook, sino que además comentan datos curiosos sobre los sitios que visitan. Estaré atenta para la próxima entrega.

Y seguimos con los políticos porque el alcalde de Poio, Luciano Sobral, sigue siendo una de mis fuentes favoritas de chascarrillos. Sin ir más lejos, en el Pleno telemático del pasado martes, protagonizó uno de esos momentos que tanto me gustan. Háganse con la situación: el Pleno se emite por Youtube y cada concejal está ante el ordenador de su casa, o bien de su despacho. Solo la secretaria, la teniente de alcalde, Chelo Besada, y el alcalde, Luciano Sobral, están conectados desde la sala de plenos. Pues bien, toca el turno de palabra al concejal de Facenda y, tras una parrafada, el alcalde le pregunta: "Xulio Barreiro, pásache algo no aparello?".

No me sean mal pensados, que no iba ni con doble sentido, ni por el apero de pesca, que no creo que tenga porque me chivan que Xulio es más bien de oficina. Resulta que se le oía entrecortado y el alcalde le estaba ‘llamando a filas’ para que se arreglase el casco y el micro que, por cierto, en el caso de Xulio son dignos de una retransmisión desde la banda de un locutor de Carrusel Deportivo. Ya les digo yo que ‘el minuto e resultado’ de lo que puede explicar un edil de Facenda no es tan divertido, pero ese es otro cantar.

Otro que está contento es el alcalde de Ponte Caldelas con la bandera azul de la playa fluvial. Andrés Díaz anunció una nueva iluminación para la Praza de España y arcos led para las entradas de la villa, al más puro estilo neones de Times Square. Ya les contaré como va eso.

No me puedo despedir sin felicitar a Manuel González, edil en Caldas y deputado provincial, que cumplió ayer 44 primaveras. ¡Muchas felicidades!

La vida en la nueva normalidad
Comentarios