jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

Lores I. El Peatonalizador

HUELE A polvo, a obras, huele a municipales. El 26 de mayo todos los ciudadanos de Pontevedra están convocados a las urnas para evaluar el trabajo y los resultados del consistorio. La campaña electoral ya ha comenzado. Empieza con seis meses de antelación pero en lugar de pegar carteles se remueven aceras, arcenes, avenidas, plazas, parques y mobiliario urbano. Cualquier peatón que circule por la ciudad se topará con grúas, taladros y cambios de sentido en el tráfico. Nuestro gobierno municipal que gobierna ya desde 1999 ha transformado la ciudad, haciéndola más habitable, mediante una política basada en la visibilidad de la gestión pública a través de la decoración urbana, la humanización de las calles y la apuesta por mejorar el espacio público basándose en un modelo de ciudad atrayente para el turismo como motor de desarrollo económico. La gestión, acertada, de la política urbanística, se basa en la lógica. Pontevedra es un pueblo y no tiene sentido que los coches circulen por el centro cuando se puede aparcar en el exterior y caminar tranquilamente por sus calles. El modelo urbano de Pontevedra es una apuesta basada en la ciudad como espacio de convivencia, accesibilidad y disfrute para los vecinos, que sirve además como foco de atracción para visitantes que aportan economía. Pontevedra tiene muchos ecos internacionales pero la mayoría de ellos solo son publicidad. El municipalismo europeo se construye a través de alianzas entre ayuntamientos y actualmente existen redes de colaboración europeas en múltiples materias. Tecnología, cultura, participación ciudadana y por supuesto, el medio ambiente. Y es en este punto donde Pontevedra acude a diversos congresos y reuniones internacionales para mostrar su política urbana, porque la peatonalización de las calles contribuye a la reducción del tráfico y con ello, a la reducción de las emisiones contaminantes que es una prioridad del Acuerdo de París y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, razón subyacente que explica las fotos y artículos que salen en prensa sobre nuestra ciudad. Tenemos un modelo de ciudad basado en el embellecimiento de las calles para atraer turismo y favorecer el sector servicios, pero cuidado, porque si no se fomenta el emprendimiento, la creación de empresas turísticas y culturales, podemos caer en la situación actual. Somos una ciudad donde se pasea cómodamente y se apuesta por la cultura con una amplia gama de actividades para mayores y pequeños, pero se emigra, porque no hay tejido empresarial alguno. Aquí solo se vive de las cafeterías y de la administración pública, mientras los jóvenes titulados emigran a Barcelona, Madrid, Londres o Suiza. Y esta es la realidad. Probablemente el modelo de ciudad de Pontevedra no dependa solo de la gestión municipal. Depende también de la Xunta de Galicia y del Gobierno Central para abrir la ciudad al mar, conectarla con el puerto de Marín y atraer empresas que generen empleos. No obstante, no hay alternativa. Los demás partidos no tienen ni modelo ni proyecto. Viven aletargados, sin ideas. Son, literalmente, familias políticas tradicionales que compiten dentro de sus organizaciones por el control de los aparatos de poder. Mientras no se conecte Pontevedra con Marín a través del traslado de ENCE creando un paseo marítimo con infraestructuras turísticas, facultades y empresas, mientras sigamos mirando hacia la Herrería y dándole la espalda a la ría, Pontevedra seguirá estancada sobre si misma. Si no hay consenso político para reformar la ley de costas, propongo que el ayuntamiento presente un plan alternativo para el traslado de ENCE qué contemple la unión de Pontevedra con Marín como una sola ciudad conectada por el paseo marítimo a través de un tranvía ecológico con la propuesta de generar espacios verdes, abrir el Pazo de Lourizán, que es una joya, atraer empresas internacionales, agencias europeas, crear facultades, centros de investigación, valorizar la Isla de Tambo y que todos los vecinos de Pontevedra voten en un referéndum o consulta popular sobre la salida de ENCE de nuestra ría para acabar con el absurdo debate histórico. La voluntad popular, a la larga, cambia las leyes y posibilita que los sueños se transformen en realidades. Mientras no se proponga una alternativa atractiva al traslado de la fábrica y los ciudadanos se pronuncien en una consulta seguiremos peatonalizando y peatonalizando hasta el infinito y gastando dinero en iniciativas de impulso del comercio local que no tendrán el impacto deseado porque las tiendas y comercios no paran de cerrar por jubilación o por ausencia de demanda. Señor Lores, convoque una reunión con Feijóo, Pedro Sánchez, Carmela Silva, Universidad de Vigo y la Alcaldesa de Marín para trabajar en la creación de la gran ciudad de las Rías Baixas. Los ciudadanos de Pontevedra están encantados con la peatonalización, pero aspiran a mucho más porque se merecen mucho más y se puede hacer mucho más con la voluntad política necesaria, la capacidad negociadora, la razón y la persuasión precisa para que, independientemente del color del partido o de la ideología, construyamos un proyecto de ciudad que enamore. Otra medida imprescindible ante la subida de la AP9 es potenciar el transporte público a través del tren y la conexión Pontevedra-Vigo. Actualmente la distancia entre ambas ciudades en tren se ha reducido a tan solo 15 minutos lo que supone que más que una línea de tren disponemos de una auténtica línea de Metro. Siéntese a negociar con el Consejo de Administración de RENFE y con Caballero una propuesta de incentivación del transporte de viajeros en esta línea a través de la reducción del precio del billete porque si aumentamos el tráfico de personas entre ambas ciudades el crecimiento será exponencial para todos los sectores económicos. No les pagamos para que conviertan estas propuestas en realidades. Les pagamos y votamos para que por lo menos, lo intenten. Para peatonalizar Benito Corbal y cambiar las farolas no hace falta un ayuntamiento. Para eso contratamos a un decorador.

Lores I. El Peatonalizador
Comentarios