Martes. 20.11.2018 |
El tiempo
Martes. 20.11.2018
El tiempo

Sobre la huelga feminista

El machismo es algo más profundo y para acabar con ese paradigma histórico que ejerce la violencia física y psicológica hace falta educación en igualdad desde las guarderías hasta la universidad

VOY A DECIR lo que pienso aún a sabiendas que puedo acabar lapidado en plena calle mientras me arrojan piedras, pero no me puedo resistir y además estoy en contra del pensamiento único. Venga de donde venga. Apoyo la huelga, apoyo la igualdad laboral y la mayoría de las reivindicaciones de las mujeres, salvo la discriminación positiva basada en las leyes de paridad o los incentivos a la contratación femenina porque creo que la meritocracia es la única vía para acabar con cualquier discriminación. Positiva o negativa, discriminación es discriminación. Apoyo la huelga como apoyo cualquier reivindicación que creo justa venga del colectivo que venga, pero creo que hay un error de fondo en el planteamiento. ¿Porque una huelga feminista y no una huelga general? En el mismo título de la proclama reside la segregación que se pretende evitar. Si se convoca a la huelga exclusivamente a las mujeres estamos realizando una separación por sexos de la sociedad y del mercado laboral cuando la carta de las Naciones Unidas afirma que todos los seres humanos son libres e iguales independientemente de su ideología, raza, sexo o religión. Si efectivamente existe el machismo estructural en el mundo derivado de una relación de poder histórico-patriarcal que se traduce en peores condiciones laborales para las mujeres además del acoso sexual, menosprecio, faltas de respeto y condescendencia moral hacia su persona, tenemos que luchar por la igualdad de derechos entre todos los seres humanos independientemente de nuestro sexo. En USA, durante la lucha por la igualdad de derechos el asunto se acabó cuando los negros, los blancos, hombres y mujeres, marcharon juntos en las reivindicaciones, porque la cuestión no era hacer una "ley para negros", sino abolir las leyes de segregación raciales y reclamar la igualdad entre todas las personas independientemente de su color de piel. De la misma manera ocurrió con el movimiento gay. No se realizó una "ley para gays", sino que se equiparó el matrimonio como concepto igualitario para todas las personas independientemente de su sexo o género. Mandela en Sudáfrica realizó lo mismo. Consiguió unir a blancos y negros en la misma causa porque esa causa era la lucha por la igualdad de todas las personas y ahí radicó su éxito. La barrera está en la definición. Hombre, mujer, blanco, negro, amarillo, católico, musulmán, homosexual, transexual, catalán, gallego o chino son adjetivos calificativos, todos somos ciudadanos y como tales debemos tener los mismos derechos ante la ley independientemente de nuestras características genéricas, sexuales, ideológicas, religiosas o políticas y deberíamos estar unidos en la misma lucha. Lo que si es estructural es la discriminación y esa no distingue entre sexos.

Se discrimina al joven, al anciano, a la mujer, al emigrante, al parado de la larga duración, al hombre, al minusválido y al enfermo. Si segmentamos por partes la discriminación lo que estamos haciendo es crear colectivos sociales diferenciados, en este caso, por sexo, como factor de reivindicación política. Deberíamos estar unidos, hombres y mujeres en acabar con todos los tipos de discriminaciones: laborales, culturales y sociales que existen exigiendo el cumplimiento tajante de las leyes internacionales y la constitución. Con eso bastaría para acabar mañana no solo con la discriminación laboral de la mujer sino con todas las demás discriminaciones. El machismo es algo mas profundo y para acabar con ese paradigma histórico que ejerce la violencia física y psicológica hace falta educación en igualdad desde las guarderías hasta la universidad para que las nuevas generaciones nos superen ética y moralmente Mañana las mujeres saldrán a la calle a reclamar sus derechos. Que salgan también los hombres a las calles a marchar junto a ellas. La igualdad laboral y los derechos sociales se alcanzan unidos entre todos los trabajadores independientemente del sexo o del género. Mañana marchan ellas, se merecen ser escuchadas, llevan siglos en la sombra. El año que viene tenemos que marchar todos unidos. Como trabajadores. Como ciudadanos.

Sobre la huelga feminista
Comentarios