Opinión

Pontevedra necesita un nuevo hospital

LA XUNTA de Galicia asegura que Pontevedra necesita un hospital nuevo, moderno y funcional y de ahí que defienda su construcción en Monte Carrasco. Por otra parte, el gerente del CHOP, José Manuel González, advertía hace unas semanas de que el complejo hospitalario está llegando a su fin, a un punto de no retorno, y apremia una solución. Por el contrario, el Concello de Pontevedra y la plataforma pola Sanidade Pública, se oponen al nuevo centro porque se da entrada al capital privado y se privatizan algunos servicios, lo que, según afirman empeorará la atención a los pacientes.

Además, el Gobierno local asegura que la urbanización de la zona y los servicios que tendrían que asumir los presupuestos municipales ascienden a 60 millones de euros, algo que desmiente la Consellería de Sanidade.

El Concello de Pontevedra defiende la ampliación de Montecelo, proyecto aprobado por el bipartito de Touriño y que el Gobierno de Feijóo descartó a los pocos meses de su toma de posesión empujado por el entonces candidato y líder de la oposición, Telmo Martín, que, tras fracasar en su intento de ubicar allí un complejo industrial, decidió impulsar la construcción de un nuevo hospital. Se presentó la maqueta, el plan director y se dieron por buenas las especialidades con las que contaría, pero entonces llegó la crisis del ladrillo y la Xunta prefirió seguir adelante con el centro hospitalario de Vigo, que se inaugurará en las próximas semanas.

Pontevedra necesita un nuevo hospital porque Montecelo es un edificio viejo y enfermo en el que todo lo que se haga será solo un parche más

Objetivamente, Pontevedra necesita un nuevo hospital porque Montecelo es un edificio viejo y enfermo en el que todo lo que se haga será solo un parche más y, por otra parte, el Provincial tiene tantas deficiencias que habría que invertir demasiado dinero para su remodelación y modernización.

Ahora bien, ¿cuál es el modelo que se debe elegir para financiar el nuevo hospital? A esta pregunta deben responder los que nos gobiernan en cada una de las administraciones, pensando siempre en prestar la mejor atención sanitaria a los pontevedreses.

Después de lo que ha ocurrido con los ‘peajes en la sombra’ en las autopistas y autovías, la Xunta deberá explicar muy bien la modalidad elegida para hacer realidad a medio plazo ese centro, porque al final la factura la pagamos entre todos. Sería deseable, asimismo, que el Concello de Pontevedra y la Consellería de Sanidade se sienten a negociar las bases de una futura colaboración, pero que lo hagan dejando a un lado los intereses partidistas, porque los pontevedreses no entenderían que se politice este tema, ya que debe primar el interés general y el objetivo no debe ser otro que ofrecer la mejor asistencia sanitaria.

Santiago, Ourense, Lugo, y ahora Vigo, cuentan con nuevos hospitales, y ya va siendo hora de que Pontevedra tenga el suyo en Mourente, Marcón, A Canicouva o cualquier otra parroquia del municipio que cuente con los terrenos y el consenso necesario. Mientras tanto, los pacientes adscritos al Área Norte seguirán desplazándose a Vigo o a Santiago para recibir determinados tratamientos.

Comentarios