jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

El PSOE de Sánchez ya es un partido plenamente dinástico

"¿Cómo se puden invocarlos valores republicanos, al tiempo que se cierre el camino a la mera discusión de las propuestas republicanas, presentada por izquierda socialista?"

EN EL 40 CONGRESO del PSOE, celebrado en Valencia del 15 al 17 de octubre de 2021, la monarquía recibió el respaldo definitivo de Pedro Sánchez y su partido al volver a rechazar todo debate sobre la implantación de la república, alejándose del que fuera uno de sus signos de identidad históricos. De nuevo se rechazaron las aspiraciones de la llamada Izquierda Socialista y de las Juventudes del Partido para cambiar el modelo de Estado y celebrar un referéndum al respecto. Es la consumación de una política en la que el PSOE de Sánchez cierra fi las con el otro gran partido dinástico, el PP, con el que impide en comandita otras iniciativas, como investigar en el Congreso las andanzas del rey honorífico o celebrar un referéndum sobre la forma de la Jefatura del Estado, al que se opuso cuando la abdicación, o cuando otros grupos presentan una propuesta en ese sentido.

Como corresponde a las habituales contradicciones del sanchismo, mientras se cerraba la posibilidad del debate republicano en la comisión encargada de abordar la parte relativa a Regeneración Democrática, Justicia, Memoria Democrática y España Constitucional", el partido sí se reafirmaba "de forma clara y contundente en los valores republicanos y democráticos que ha defendido a lo largo de toda su historia, a la vez que confirma su lealtad al pacto constitucional de 1978". En la misma ponencia, se trató sobre la Casa Real y los avatares del rey mal llamado emérito en la parte relativa la transparencia y rendición de cuentas de todas las instituciones del Estado, incluida la Casa Real, algo que aseguraba que coincide –dicen- con la voluntad manifestada por la Jefatura del Estado.

Según la crónica del Congreso, a esta ponencia, tras su debate, se añadió fi nalmente otro párrafo, fruto de un acuerdo entre los territorios impulsores de varias enmiendas a consecuencia de la situación del rey honorífico: "La falta de ejemplaridad que se hubiera podido producir en cualquier instancia pública comporta un daño gravísimo al funcionamiento de Estado, a la confianza de la ciudadanía en sus instituciones y a la calidad de nuestra democracia". Añade también que la Justicia ha de aplicarse de manera igual para quienes vulneren la ley: "El PSOE confía en la actuación independiente de la Justicia para determinar las responsabilidades que correspondan en cada caso".

Tras el 40 congreso, Pedro Sánchez concedió diversas entrevistas a distintos medios, que inevitablemente le preguntaron por la situación de la Corona y la de Juan Carlos I. En una entrevista a la cadena SER, el secretario general del PSOE se mostró partidario de suprimir el tercer punto del artículo 56 de la Constitución: "Lo he dicho, creo que no es necesario que se reconozca esa condición [la inviolabilidad) que es producto de otra época; una etapa legítima, pero no una etapa de una democracia consolidada con más de 40 años de historia", dijo literalmente. Como si fuera un dirigente republicano, Sánchez, además añadió considerar necesario, dice, retirar el blindaje al jefe del Estado. También ha venido proponiendo que Juan Carlos se explique sus actos ante los españoles. No deja de ser contradictoria la postura del secretario general del PSOE, que va de una cosa a la otra. En el referido 40 congreso no se admitieron las propuestas de las federaciones socialistas de Madrid y Canarias que propusieron retirar ese blindaje, y que fueron admitidas por la dirección, pero no prosperaron. ¿Cómo se pueden invocar los valores republicanos, al tiempo que se cierre el camino a la mera discusión de las propuestas republicanas, presentada por izquierda socialista? Para impedir que tales propuesta pudieran ser debatidas en la comisión 4, se les acusó de ser "desestabilizadoras y darían un mensaje negativo a la unidad que pretende transmitir el presente Congreso". Pero, al mismo tiempo que dice una cosa y reivindicaba "los valores republicanos", Sánchez se deshacía en elogios a la Corona, lamentaba el daño que Juan Carlos ha causado a la causa de la monarquía, lo que le causaba tristeza y ponderaba a un rey, Felipe VI, "comprometido con la transparencia y austero. Tenemos un gran rey", dice.

¡Qué lejos están aquellas palabras que pronunciara el profesor Gómez Llorente el 11 de mayo de 1878 en la comisión constitucional del Congreso! al explicar por qué el PSOE defendía el voto republicano: "Señorías, por honradez, por lealtad con nuestro electorado, por consecuencia con las ideas de nuestro partido, porque lo sentimos como un mandato que debemos cumplir".

El PSOE de Sánchez ya es un partido plenamente dinástico
Comentarios
ç