Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Una visión toledana

TEMBLEQUE ES un pueblo de Toledo que se define a sí mismo como puerta de la Mancha. Alberga iglesias en cada rincón, un palacete deshabitado del siglo XVIII conocido como casa de las torres, y una plaza cuadrangular que en tiempos sirvió para corridas de toros y hoy para discursos, pregones y festejos. En Tembleque gobierna el PSOE, porque la Castilla de Don Quijote, Sancho Panza y García Page solo fue del PP en una legislatura. Aunque Cospedal ganó las últimas autonómicas los socialistas ya mostraron entonces su inclinación por el populismo de Podemos pactando una gobernanza a toda costa con la suma de los perdedores, como en España. Tembleque está situado a 92 kilómetros de Madrid y a 55 de Toledo. Y forma un triángulo geográfico con Quintos de Mora, la finca del Patrimonio Forestal del Estado a la que Pedro Sanchez llevaba el pasado fin de semana a su Gobierno antes de su viaje a Latinoamérica y después de dar forma a la exhumación de los restos de Francisco Franco, que cada vez que gobierna el PSOE resucita de entre los muertos cual Vizcaino Casas, como si fuera el Cid Campeador que pretende ganar cadáver las batallas de la izquierda recurrente.

El coto nacional de los Quintos de Mora es rico en flora, vegetación y caza, que son aspectos del ambiente político que se le dan bien a esa sociedad que han montado Sánchez e Iglesias para acercar España al mundo yuppie separatista y para alejarla de la estabilidad. Flora para extender raíces en el poder, vegetación para disimular con márketing y propaganda la realidad y caza porque se está dando la vuelta al calcetín del Estado y de la Administración de tal manera y con tantas prisas que algunos hablan de sectarismo y purga.

Y en Quintos de Mora posaron en vaqueros y ropa de vacaciones los ministros y ministras, compañeros y compañeras de Pedro el grande, que discurrieron la manera de ignorar de nuevo al Senado en lo del techo de gasto siempre para librar a España del facherio del PP y de Ciudadanos. No se puede negar, por tanto, el peligro de la jugada, incluidas las dudas en la defensa del juez Llarena ante el prófugo Puigdemont. Porque se está convirtiendo la moción de las malas compañías en movimiento okupa del poder sin la legitimidad de las urnas. Dicen que en RENFE están "cesando hasta a los ingenieros" o que en Exteriores "despachos de uno son ocupados por 3 asesores", lo cual da una idea aproximada del sentido de la apuesta nacional que se impone en tiempos de deriva y desafío separatista. Asistimos a una depuración del sistema para entregar el futuro a la concepción chavista y zapaterista de la política. Todo es culpa de los herederos del franquismo o eso vienen a significar esta parafernalia del desentierro del dictador, los decretos-ley récord y la política del Aquarius estimulada con hiperactividad Red Bull. Ya lo dijo el ministro Marlaska: es que el PP "no ha previsto" el efecto llamada del Aquarius y los saltos de la valla. O sea que si no fuera por Rajoy la política migratoria sería otra cosa y el desafío separata-golpista catalán sería miel sobre hojuelas en el goloso afán probado por darse el festín del poder.

Una visión toledana
Comentarios