domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

El desprestigio del Constitucional

El Congreso aprobó el nombramiento de los cuatro nuevos magistrados del Constitucional que juraron su cargo el pasado jueves. En su discurso de despedida el presidente saliente le dijo a los nuevos miembros de este tribunal que "deben dar ejemplo". Entre los cuales se encuentra el polémico Enrique Arnaldo propuesto por el PP, que en los últimos días había dividido a la izquierda por su demostrada vinculación con los populares. Relación que generó un fuerte malestar entre los socios parlamentarios del Gobierno y en sectores del PSOE y en UP, aunque finalmente la mayoría de los diputados de los dos partidos apoyaron su candidatura.

De los 243 escaños que suman PSOE (120), PP (88), UP (34) y Foro (1), en la votación secreta y telemática, se han contabilizado 232 votos favorables para el magistrado por lo que faltaron 11. Tal y como establece la Constitución, la elección de los miembros del Constitucional por parte del Congreso exigía el apoyo de tres quintos de la cámara que suman 210 diputados, y para alcanzar esa mayoría reforzada eran necesarios los votos de los partidos que llegaron al acuerdo.

Una de las opiniones sobre el tema fue la de I. Escolar (Diario. es 9-11), de la que entresaco lo siguiente: "El nombramiento de Enrique Arnaldo como magistrado del Constitucional es una vergüenza democrática. Entre todos los juristas conservadores el PP tenía cientos de nombres mejores para elegir. ¿Es mucho pedir que un candidato al Constitucional no tenga esas manchas en la toga? ¿Era muy difícil encontrar a alguien que no se dedicara al pluriempleo siendo funcionario, que "pasteleara" con imputados por corrupción sobre los nombramientos en la Fiscalía, que no se hubiera librado de una investigación penal por estar los hechos prescritos?.

Al lado de Arnaldo, alguien como Concepción Espegel parece un ejemplo de independencia judicial digna del Tribunal de La Haya. Una jueza que debe toda su carrera al PP, y que fue apartada del Caso Gürtel por sus propios compañeros de la Audiencia Nacional por su afinidad a ese partido. En palabras de varios políticos del Gobierno, votar los nombramientos de Arnaldo y Espegel, "supone tragarse un sapo grande, feo y desagradable. Pero conviene recordar de donde salió ese sapo. Quien es su dueño y quien lo puso sobre la mesa.

Lo que ha pasado y sigue pasando en el Constitucional, el Poder Judicial, Tribunal de Cuentas y Defensor del Pueblo, se entiende mejor con una metáfora: es un secuestro. El PP ha tomado todos estos órganos como rehenes. Y se niega a cumplir con su obligación legal desde hace más de 3 años. No es novedad. "Lo hace siempre que pierde las elecciones. Porque le conviene prolongar artificialmente un poder que perdió en las urnas y también porque puede y le sale gratis".

El magistrado Joaquim Bosch, entrevistado sobre el tema en La Sexta, fue contundente y muy crítico en su opinión sobre el nombramiento, calificándolo como: "Un paso más en el desprestigio del Constitucional". Fin de la cita

El desprestigio del Constitucional
Comentarios
ç