martes. 23.07.2019 |
El tiempo
martes. 23.07.2019
El tiempo

365 nuevas oportunidades

¿POR QUÉ el Año Nuevo es motivo de celebración? Porque la vida nos otorgara 365 nuevas oportunidades para disfrutar de ella y ser felices. Es por eso que este momento del año es un buen momento para la reflexión sobre todos y cada uno de los acontecimientos relevantes que sucedieron en el año que termina a nivel personal. ¿He hecho la mayoría de las cosas que quería hacer? ¿He alcanzado mis metas? ¿He estado la mayor parte del tiempo alegre y feliz? ¿Qué cambiaría? ¿Qué podría haber hecho diferente? ¿He aprendido algo nuevo? ¿He madurado como persona?

A las 00:00 horas del 1 de enero, levantamos nuestras copas y brindamos por el  año que nace, y con alegría y esperanza miramos hacia esa hoja en blanco de nuestra vida que está por escribir, llena de oportunidades, de puertas por abrir, de posibilidades remotas, que es la primera de un libro de 365 páginas, que puede ser un gran libro.

Con el nuevo año, hay que dejar atrás todo lo malo que en el anterior nos haya podido pasar, reciclar aquellas cosas que nos pueden servir en este nuevo y mirar hacia delante con la mente puesta en que es un año de nuevas oportunidades. Quizás muchos lo hayan pasado mal, con experiencias dolorosas, pérdidas de seres queridos o infortunios, sin embargo hoy estamos ante una nueva oportunidad, y la esperanza de que las cosas mejorarán.

Las cosas buenas son lo mejor, pero estas malas también pueden ser lecciones, pruebas y oportunidades que la vida nos ha dado con el fin de sacar lo mejor de nosotros mismos. Los errores son la base de todo aprendizaje, el perfeccionar poco a poco estos, es lo que eleva el crecimiento de una persona. Por esta razón, los obstáculos librados no se deben olvidar, sino considerar lo que podemos aprender de ellos.

Asimismo, es posible también que entre brindis y brindis, nos encontramos con que nos invade la melancolía que acompaña los cierres de ciclos, ya sea en lo personal, académico o laboral. En ese momento hay que recordar que lo que comienza, debe terminar porque para escribir un nuevo capítulo de nuestro libro se necesita haber terminado el anterior. Justamente ahí es donde se encuentra la esencia de la vida, en la oportunidad de probar nuevas cosas, porque si bien es cierto que cada día es el resultado de un cúmulo de experiencias previas, estos sería muy monótonos si las personas solo se dedicaran a repetirlos cíclicamente, como en la divertida película “el día de la marmota”.

En fin de año podemos decidir la actitud con la que queremos afrontar los días que están por llegar. Sería estupendo decir que no cometeremos errores y que enfrentaremos con firmeza y serenidad lo que el futuro y la providencia nos deparen. ¡Ojala! Lo que si podemos es aprender a relativizar los problemas, pues como decía el espía ruso capturado en USA en la película 'El puente de los espías' a la pregunta “¿Usted nunca se altera?” respondía, “¿Acaso serviría de algo?” 

365 nuevas oportunidades
Comentarios