Opinión

Cinco noticias

La estrofa de la cantiga popular "casa miña filla casa, cunha perna tapa á outra" es como una metáfora del dinamismo de la sociedad en la generación de noticias a tanta velocidad que, como dice la copla, "unha tapa á outra". Ocurrió la semana pasada con una superposición de informaciones, la última devorando las anteriores. Dejando a un lado el comienzo de la campaña, varias de esas noticias merecen comentario.

El sondeo del CIS. El miércoles llegó la encuesta de Tezanos que se despide a lo grande con un pronóstico excéntrico —contradice a todos los institutos demoscópicos— y unas horquillas descomunales. Empecinado en el error, escribía hace unos días en la revista Temas que "prácticamente nadie preveía el triunfo del PP y Vox el 28-M". ¡Qué desfachatez! Es el ejemplo más claro de degradación institucional puesta al servicio de la propaganda gubernamental. Lo indignante es que le paguemos ¡para que nos mienta!

Puigdemont, final de la escapada. No fue la pérfida España ni la justicia franquista "que nos persiguen", sino la liberal Europa la que restablece la legalidad violada por el cabecilla del independentismo y sus socios. El fallo del Tribunal General de la Unión Europea reconoce la legitimidad de la democracia y de los tribunales de Justicia españoles. Está más cerca que Puigdemont, Comin y Ponsatí dejen de chulear a España y a los españoles.

La gestión de Correos. Esta empresa pública duplicó pérdidas en 2022 hasta los 217 millones de euros. Desde que el presidente Sánchez premió a Juan M. Serrano, su exjefe de gabinete, con la presidencia ejecutiva de Correos "sin haber gestionado nada", la compañía acumula ¡más de 1.100 millones de pérdidas!. Lo dicen CC.OO. y UGT que califican de catastrófica su gestión.

Alemania reduce gasto público. El Consejo de Ministros aprobó el proyecto de presupuestos para 2024 que incluye una reducción del gasto de 44.585 millones con respecto a este ejercicio. Recortes en todos los ministerios menos en defensa que justifican por "la necesidad de volver a la senda de la disciplina fiscal y reducir la deuda". Mientras, aquí seguimos con el cuerno de la abundancia en subvenciones, ayudas y subsidios varios, sabiendo que la reducción de gasto público es inminente y obligada. Alemania marca el camino.

El Banco de España. Reapareció el jueves cual mosca cojonera para recordar que 1,6 millones de hogares no pueden cubrir gastos esenciales debido a la inflación y a los tipos de interés. Y todavía dicen que "la economía va como una moto". Según para quién, todo depende del color del cristal con que se mire.

Comentarios