Opinión

Artesanos de opereta

¡COÑO! CREÍA que se habían disuelto y resulta que no. La comisión de espiritistas, que hoy se autodenomina 'Artesanos por la paz', ha vuelto a la pista del circo separatista vasco, a recoger cuatro pistolas de la ETA y un poco de dinamita. Deben andar mal de fondos y con mucho apetito y vuelven, otra vez, a pasarle el cepillo a los del PNV y a los pocos socialistas vascos que ya quedan. Estos artesanos espiritistas llegaron a terminar con el bacalao en las vascongadas. Se daban, a costa de los presupuestos celtibéricos, unas panchadas de bacalao a la vizcaína monumentales y después de finiquitar unos cuantos canados de vino alavés, llegaban a la conclusión de que los asesinos de la ETA 'cumplen lo que prometen'.

Las andanzas de estos vividores y bebedores internacionales ya son muy conocidas. Caen de vacaciones en España y se reúnen con los partidarios de negociar con la ETA, haciéndole, todos, el caldo gordo a los asesinos para que se hable de ellos internacionalmente. Esa es su misión que, además, no deben de hacer gratis. Ahora que ya existe en España una Ley de Transparencia, más o menos, al uso, sería muy deseable que los responsables de traer a estos señores de veraneo nos contaran a los españoles cuanto nos cuestan, quien les paga y de dónde.

Uno de los cabecillas de estos artesanos es Ram Manikkalingan que fue el que ayudo a montar el primer circo de entrega de dos pistolas oxidadas ante la llamada Comisión Internacional de Verificación en el año 2014. De ello hicieron un video que mandaron a la BBC. Los llamaron a capitulo en la Audiencia Nacional para que contaran lo sucedido y el señor Manikkalingan, tuvo que reconocer ante el juez que los propios terroristas se habían llevado en unas cajas de cartón, atadas con cordel, las dos pistolas oxidadas y una bolsa de petardos húmedos y sin mecha que encender, como los que nos vendía María la del Carrillo a mi amigo Germancito Rivas y a un servidor de ustedes.

Forma parte también de este grupo de trileros un ex miembro de la Interpol. Un ciudadano muy pagado de sí mismo que, además, del fin de semana gratis se permite el lujo de reírse de las víctimas de los asesinos etarras, de sus familias, de España y de todos los españoles, cuando dice, públicamente, que: "Creo que la actitud de los españoles es primitiva: Queremos ganar, os queremos derrotar, no nos interesa nada más" Y pone a parir a los gobiernos español y francés y a su estrategia en la lucha contra el terrorismo, cuando señala que con su actitud no se puede dar comienzo a ninguna negociación, advirtiendo al gobierno francés de que debe de alejarse de las autoridades españolas en este tema si quiere tener credibilidad. En España no cabe ya un tonto más y algunos se dedican a importarlos del extranjero.

Había que preguntarle a estos artesanos de la paz y de la verificación donde estaban cuando los curas vascos sacaban los cadáveres de los guardias civiles por las puertas traseras de las iglesias. Y como es que no se les ocurrió protestar en Paris contra los asesinos, o asistir a un entierro acompañando a la familia de un policía, para darle un poco de esa 'paz artesana' que tanto predican por ahí. Talón por medio, claro, y mucho, mucho bacalao.

Comentarios