Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Los hombres, las mujeres y la ministra Calvo

Entre muchas otras tonterías, la ministra Calvo ha dicho esta semana "no sé si los hombres saben cómo funcionamos las mujeres". Ajá. Ahí queda la frase para la historia, moderna, original, profunda. Mire, señora ministra de Igualdad y Vicepresidenta del gobierno (ahí es nada), eso de "los hombres no nos entienden" es, en primer lugar, más bien viejuno. En cualquier película española producida en los sesenta aparece alguna señora quejándose de que el problema es la incomprensión masculina. Pero, sobre todo, su declaración es simplista. Porque las mujeres y los hombres no somos colectivos a los que haya que juzgar a bulto. Yo sé perfectamente de qué van muchos hombres, y otros son para mí un completo arcano. Y hay mujeres a las que veo venir a distancia, mientras que para asimilar el comportamiento de otras necesitaría un mapa y una bolsa de provisiones. Por cierto, usted es de las primeras: hace tiempo que sé cómo carbura. Y no porque sea mujer.

En mi ya larga vida me he encontrado de todo: hombres que no me entendían y otros que sí lo hicieron. De hecho, mantengo amistad con aquellos que me comprenden (o que intentan hacerlo, que viene a ser lo mismo) y me casé con el que más empeño puso en entender cómo funciono yo, valoró mis virtudes y decidió pasar por alto mi larga carga de defectos. Claro que he encontrado incomprensión en muchos hombres. Y también, ojo, en muchísimas mujeres. Porque, al final, somos seres humanos, y la imposibilidad de manejar con acierto los mecanismos interiores del otro es un problema universal. Dejemos de alentar la matraca de la guerra de sexos y empecemos a trabajar para ponernos de acuerdo entre personas. Pero hace falta un plan y un proyecto, y ni usted ni los suyos lo tienen. Por eso es más cómodo buscar motivos de incomprensión y de choque entre nosotras y ellos. No sé si se puede vivir dos años a cuenta de eso, pero me temo que usted va a intentarlo. No la culpo: tampoco lleva mucho más en el morral.

Los hombres, las mujeres y la ministra Calvo
Comentarios