Opinión

Holocausto

Si bien es cierto que el Holocausto también concernió a otras razas, creencias, ideologías o costumbres, el grueso de los destinatarios fue, sin lugar a dudas, los judíos

El 27 de enero de 1945 fue el día en que los soviéticos liberaron el campo de Auschwitz, fecha que se ha convertido en el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto y la UNESCO rinde homenaje a la memoria de las víctimas y ratifica el compromiso de luchar contra el antisemitismo, el racismo y cualquier forma de intolerancia que pueda conducir a la violencia contra determinados grupos humanos.

El Holocausto fue la persecución y asesinato sistemático de seis millones de judíos, organizado y auspiciado por los nazis ascendidos al poder en Alemania en 1933, aunque también asesinaron a otras personas que no eran judías.

Los nazis estaban convencidos de ser una raza superior y consideraban a los judíos una amenaza para la comunidad racial alemana porque los consideraban una raza inferior Pero ocurría lo mismo con otros grupos a los que también persiguieron por ser percibidos como inferiores. Estos grupos incluyeron a enfermos y discapacitados, homosexuales, testigos de Jehová, comunistas, gitanos, polacos y otros pueblos entre los que no faltaron españoles.

Si bien es cierto que el Holocausto también concernió a otras razas, creencias, ideologías o costumbres, el grueso de los destinatarios fue, sin lugar a dudas, los judíos. Cuando comenzó la II Guerra Mundial la población judía en Europa era de más de nueve millones y en 1945 los alemanes ya habían asesinado a dos tercios de ellos, a los que además de recluir en guetos y después esclavizarlos en campos de concentración, finalmente a los que quedaban les aplicaron lo que llamaron 'solución final' llevándolos desde los campos de concentración en trenes hasta los campos exterminio y los hornos de cremación. 

En los últimos meses de la guerra las 'marchas de la muerte' fueron un intento de que los aliados no liberaran a los prisioneros.

La tiranía nazi fue tan espeluznante que junto con los judíos se llevó por delante a entre 2 y 3.000.000 de prisioneros soviéticos que fueron asesinados o murieron de inanición, trabajos forzados y maltrato. El programa de eutanasia asesinó a más de 250.000 enfermos y discapacitados que estaban en instituciones, (sin importarles que fueran alemane), a 200.000 romaníes y a intelectuales polacos no judíos.

El holocausto también afectó al menos a 9.300 españoles, según datos contrastados. Según contaron supervivientes de uno de los campos de concentración, de los alrededor de 7.000 españoles que entraron en aquel momento en el campo, 5.000 habían muerto en poco tiempo.

De las razones que llevaron a los españoles a ser víctimas del Holocausto, algunas enciclopedias hablan de que procedían del propio holocausto español, es decir, víctimas de nuestra propia guerra civil y que a ésos había que sumar muchos más cometidos por la dictadura en el territorio nacional.

Según los datos documentados sobre los españoles deportados a campos de concentración nazis, al menos 200 son gallegos y 15 registros pertenecen Vigo.

A propósito de estas deportaciones, el Ateneo Atlántico de Vigo conmemoró la memoria de estos hechos en un acto dedicado a los vigueses deportados, en el participó la investigadora histórica especializada en temas relacionados con la memoria y autora de varias publicaciones, María Torres Celada, (nieta de un represaliado por el franquismo) y que actualmente trabaja en la preparación de un libro sobre los vigueses deportados a los campos de Europa y del norte de África. Con ella estuvieron Pablo Barreiro, sobrino-nieto de Domingo Castro Molares que fue asesinado en el Castillo Hartheim, y José González Ferradás, sobrino de José Ferradás Pastoriza que falleció en el campo de Gusen.

El Holocausto no solo afectó a países dónde se cometieron los crímenes nazis, sino a muchos lugares del mundo. La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, declaró con motivo del 27 de enero de 2022 que “con cada cuestionamiento de esta historia, con cada ataque a la memoria de las víctimas, se alimenta el auge del antisemitismo y del discurso del odio”.

Debiéramos reflexionar y extraer conclusiones.

Comentarios