Opinión

Homófobos, go home!

SER HETERO no es un chollo —los sinsabores y desengaños no entienden de género—, pero es más fácil para transitar por la vida. Ser gay, lesbiana o trans implica un grado de sufrimiento exógeno a las propias relaciones amorosas: está la condena social (y familiar), la incomprensión o las agresiones. Para muestra la barbarie contra un joven en Malasaña, al que marcaron con la palabra maricón. Las letras las borrará con láser, pero la humillación será una mancha indeleble en su dignidad como persona durante toda su vida. Tengo amig@s gays, lesbianas y trans, pero ante mí solo hay personas. Pena que otros sean ciegos y solo vean con quién se acuestan. ¡Cómo si eso importase!

Comentarios