miércoles. 08.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.07.2020
El tiempo

Apueste, no vote

Puede usted ganar dinero si sabe que hablamos de una o varias apuestas. No me sea ingenuo o ingenua. Una cosa es que uno o una conteste a preguntas del tipo a quién votaría usted, quién le gustaría que ganase, cuál es el mejor líder, con quién le gustaría que pactase. Pero imagínese que le ofrecen la oportunidad de apostar; de ganar o perder dinero. Piense que todas esas quinielas que hacemos antes de unas elecciones son apuestas de verdad y que perdedores o vencedores ganan o pierden dinero de verdad.

Las apuestas a día de hoy ponen como ganador a Pedro Sánchez. A mucha distancia queda Pablo Casado. Eso quiere decir que quienes se juegan el dinero en este asunto coinciden con las encuestas.

Pues eso sucede. Hay casas de apuestas que son mucho más que recepciones de quinielas entre amigotes. Las encuestas se hacen entre gente dispuesta a mentir, a ocultar la verdad o a adornarla, pero eso no significa nada porque no haya riesgo, pero en la apuestas, ahí puede usted jugarse el dinero apostando de vedad sobre quién va a ganar las elecciones, quién va a ser segundo, quién va a ser presidente o vicepresidente, quién va a liderar la oposición, cuál será el color del pelo del cuarto elegido por el partido que queda de octavo. Usted puede ganar millones de dólares, de libras o de euros apostando a que el cuarto candidato del partido que queda en segunda posición y es pelirrojo.

Bien: el caso es que esto no es algo que estemos inventando hoy y aquí: según las casas de apuestas que usted puede consultar y recurrir a ellas para ganar o perder dinero, Pedro Sánchez será el próximo presidente del gobierno, se ponga como se ponga. Eso le deja a usted dos opciones: apostar por él como ganador, con lo que sus beneficios no serán más que modestos porque todo el mundo apostará a lo mismo. La otra cosa que puede hacer si quiere usted tener una opción de no perder dinero, es apostar por Pablo Casado. Pues no, querida apostadora, no se abalance. Si quiere apostar por Casado, apueste a que será número dos. Ganará dinero aunque no sea mucho. Internet es para todos, señora mía.

El caso es que si quiere usted adivinar quién gobernará, quién será vicepresidente, cuánto durará el Gobierno, cuántos rubios, cuántas pelirrojas, cuántos fontaneros o fontaneras formarán el próximo gobierno español, no tiene usted que hacer otra cosa que apostar porque es posible hacerlo.

De momento, resulta que la segunda persona con más posibilidades de ser vicepresidenta es Ana Pastor. ¿Cómo puede ser eso posible? Pues no tengo ni idea, ya que las opciones que puedan convertir a Pastor en vicepresidenta pasan por un suicidio de Pablo Casado o por una hecatombe de la democracia universal, que yo firmaría si Pastor fuera vicepresidenta y presidenta.

A lo que voy. Internet es el futuro, eso lo sabemos todos. Si quiere usted una guía, no busque encuestas. Busque apuestas. Fíese de quien se juega un dinero y vote al ganador.

Apueste, no vote
Comentarios