Opinión

"La casa por el tejado..."

Sostenibilidad, esa palabra que tanto manejan los políticos que nos gobiernan y que no sé si saben realmente lo que significa, lejos de la verborrea de los ODS de Naciones Unidas, pues esa palabra viene de “sustento”… Y de sustentar la economía la industria, el pequeño comercio y la hostelería, de Pontevedra, de eso saben bien poco

Este pasado lunes día 12 de septiembre se celebraba el Pleno municipal en Pontevedra. Uno de los puntos del orden del día fue la aprobación de la “Axenda Urbana” de Pontevedra y, el resultado de la votación de ese documento en el Pleno municipal dejaba claro las dos ideas de ciudad; por un lado, la de los que pretenden convertir a Pontevedra en la “aldea gala” que llevan construyendo desde el gobierno municipal desde hace más de 20 años y, por otro los que piensan en una Pontevedra en grande y abierta al mundo; los que han votado en contra de un documento con el que yo no, tampoco estoy de acuerdo, es mi opinión que voy a intentar desgranar en este artículo dominical.

Estamos siendo bombardeados por todos los flancos con la cantidad de miles de millones que la Unión Europea nos va a mandar, (veremos en que queda todo eso) y, concretamente para poder acceder a los fondos “Next-Generation” (es decir, aquellos que desde de la Unión Europea, parten desde Bruselas a cada uno de los estados miembros para hacer frente a la crisis de la Covid; una iniciativa que persigue de dar soporte económico a través de créditos por un valor total de 750.000 M€, a repartir entre 2021 y 2026), este documento era imprescindible, como lo es, la inclusión de actividades relacionadas con la sostenibilidad, la economía verde, la economía circular, etc… Pontevedra no puede quedar al margen. Hasta aquí todo correcto.

Elevar este documento al Pleno era prescindible, ya que no era preceptiva su aprobación por el máximo órgano de gobierno municipal y la coalición BNG-PSdGPSOE decidió que así debía ser, decisión que secundo, para que vean que no soy sectaria. Pero el fondo y las formas de su estructuración, confección y redacción, así como la publicidad que se está haciendo al más puro sentido propagandístico, es lo que me tiene, cuanto menos “mosqueada”.

Este pasado viernes me enteré un poco más de lo que pretende ser la tal “Axenda Urbana de Pontevedra”, ya que me encontré un folleto propagandístico del gobierno municipal de Pontevedra de título “Axenda Urbana Pontevedra” en un establecimiento comercial y también en el buzón de mi casa.

¿Por qué lo califico de propagandístico?, se preguntarán ustedes; pues porque no pueden iniciar el papelito “vendiendo su moto” alegando que “es un documento estratégico que dibuja la Pontevedra del futuro que empezamos a construir todos y todas hace más de 20 años…” Es decir, cuando el BNG llegó al poder.

En segundo lugar le conceden una importancia destacada a los objetivos y retos globales contra el cambio climático. Vamos a ver, eso no está nada mal, pero para cambiar el mundo tenemos que cambiar nuestro mundo, el más cercano y, no se puede estar hablando de economía verde de modelo de ciudad, de más efecto PO2 y de una ciudad idílica, la que soñamos, que es muy bonito todo ello, cuando la realidad palpable del día a día de nuestra ciudad y sus gentes, las que la viven y sustentan con sus impuestos es otra, cuando menos paralela pero, cuyos problemas necesitan de una rápida solución; con la que ha caído, con la que está cayendo y con la que se avecina…

Sostenibilidad, esa palabra que tanto manejan los políticos que nos gobiernan y que no sé si saben realmente lo que significa, lejos de la verborrea de los ODS de Naciones Unidas, pues esa palabra viene de “sustento”… Y de sustentar la economía la industria, el pequeño comercio y la hostelería, de Pontevedra, de eso saben bien poco.

Por poner algún ejemplo; no es sostenible ni se sostiene que el regidor municipal ni tan siquiera se dignase a recibir a representantes de distintas multinacionales que querían venir a instalarse en nuestro ayuntamiento creando industria, empleo y riqueza. No es sostenible ni se sostiene, la decisión de haber cobrado el impuesto de terrazas y veladores a los hosteleros en plena pandemia cuando estaban cerrados. No es sostenible ni se sostiene, el descabellado corte de acceso a la ciudad con el cierra de Reina Victoria; y lo que ya no tiene ni pies ni cabeza es la aberración de la construcción de un parque de “skate” en la arteria que vertebrar el tráfico de acceso a la ciudad desde Poio y ayuntamientos colindantes, además de los contratiempos que vamos a tener, digo yo, ¿no sería más rentable, invertir el dinero de esta absurda obra en una línea de ayudas para la el pequeño comercio, centros de estética, peluquerías y hostelería?; un ejemplo con un bono municipal de ayuda a la compra en esos establecimientos, sin ir más lejos como el que ha puesto en circulación la Xunta de Galicia esta semana y otros ayuntamientos como Sevilla. Y sin ir más lejos, un cheque energético municipal…

Ahí dejo estas ideas mientras sigo absorta con este díptico que parece diseñado en una realidad paralela, poblado de actuaciones “abstractas” y vendiendo “aire embotellado” y, ya ni me lo creo cuando piden participación ciudadana a un documento que ya está, cuando menos, reorientado y diseñado hacia dónde el gobierno municipal quiere que vayamos. En fin, así no se hacen las cosas y, si lo llegan a hacer otros, como poco “se les cae el pelo”.

Si bien la idea de implementar una Agenda Urbana para mi ciudad me parece apropiada, la manera en la que se ha redactado ese desconocido documento de casi 100 hojas (según me han dicho) no ha sido el más idóneo; ya que, a mi juicio, debió de haberse pactado con la ciudadanía; y si se mantuvieron contactos, que no lo sé, esos debieron quedar reflejados en la web creada a tal efecto, en la que sólo figura, eso sí, con una imagen muy limpia, todo un despliegue a mayores de propaganda, “pompa y boato”.

Los que nos hemos dedicado a la consultoría en el área de Administración Pública y Servicios a Gobiernos, como es mi caso y el de muchas personas que saben sin duda más que yo, lo que es de “primero de primaria” en la formación del consultor es la confección de estos proyectos estratégicos y en este no he visto nada que haga referencia a lo fundamental, la colaboración público-privada de la que depende que los fondos “Next Generation” lleguen de manera efectiva a la economía real y a la creación de empleo. De nuevo esta “Axenda Urbana”, como en muchas otras actuaciones de este gobierno municipal de Pontevedra, comienzan a construir la casa por el tejado…

Comentarios