Opinión

La economía más social

En septiembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la resolución "Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible" un plan de acción que se concreta en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas concretas "a favor de las personas, el Planeta y la prosperidad".

Desde entonces términos como diversidad, sostenibilidad, inclusividad, igualdad, participación, solidaridad, verde o respetable, etc.; invaden nuestro día a día adjetivando de forma "novedosa" a la economía. Pero lo que puede parecer como "una nueva idea" o un nuevo "orden", resulta que no lo es, porque estas prácticas se venían desarrollando desde hace décadas gracias a la "economía social ", y de forma muy destacada en Galicia.

La economía social engloba un conjunto de actividades económicas y empresariales que en el ámbito privado llevan a cabo entidades que persiguen, o bien el interés colectivo de las personas que lo integran, o bien el interés general económico o social, o ambos, mostrándose día a día como un actor fundamental en el desarrollo de la sociedad actual; no lo digo yo, simplemente transcribo lo dispuesto en el primer párrafo de la Exposición de Motivos, punto I de la Ley 6/2016, de 4 de mayo, de la economía social de Galicia; o lo que es lo mismo, es el conjunto de iniciativas socioeconómicas, formales o informales, individuales o colectivas, que priorizan la satisfacción de las necesidades de las personas por encima del lucro.

Sea como fuere, lo importante de esta área de la economía es la interactuación de entidades como, por ejemplo, sociedades cooperativas, centros especiales de empleo, sociedades laborales y empresas de inserción.

Efectivamente la tipología de entidades es mayor, y para las personas que despierten más curiosidad, les remito al art. 6 del Capítulo II de la citada ley.

Si queremos seguir indagando en los inicios de la "economía social ", los buscadores en Internet convergen, en su mayoría, que el origen se remonta a los años setenta del pasado siglo cuando comienza a emerger la Economía Solidaria como un modelo económico con una visión global de transformación social, constituyendo una forma de combatir la pobreza, la desigualdad y la ausencia de respeto por el entorno.

Se nota que los países más "influyentes " en el mundo son los que mandan en la "Red de Redes", porque en Galicia, nuestras cofradías de pescadores, las sociedades agrarias de transformación y las comunidades y mancomunidades de montes vecinales en mano común, ya llevaban ejerciendo esta práctica desde mucho tiempo antes. Y si queremos hacer una referencia explícita a las cooperativas, no podemos dejar de lado la labor que desarrolló , el orensano Eulogio Gómez Franqueira que, en 1959, fue el primer gerente de Uteco, la "Unión Territorial de Cooperativas Orensanas", e impulsor en 1961 de las "Cooperativas Orensanas" que han llegado hasta nuestros día y conocemos como Coren; ambas entidades que conocía desde niña (sin ser consciente de su trascendencia social, participativa, inclusiva y económica), ya que mi padre se formó en la escuela de cooperativas que había creado el señor Gómez Franqueira; abuelo de la que hoy es mi amiga Sofía Godoy que, tras dirigir la Fundación de Coren ha creado una empresa de fabricación artesana de pan de Cea que, sigue la estela del legado de "su mayor", anteponiendo los intereses económicos al bien social y a la formación para el empleo.

Los años han pasado y, sin dejar de mentar de dónde venimos, es muy importante saber hacia dónde vamos en la "economía social "gallega, ya que, además de ser la más próxima, es todo un ejemplo a seguir; no por el mero azar, sino porque el esfuerzo, la

Así fue designada Santiago de Compostela como capital de la "economía social" en este 2022, y fue todo un acontecimiento celebrado este pasado miércoles día 2 en las instalaciones de la Ciudad de la Cultura.

Ello no ha sido por el mero azar; se corresponde al esfuerzo, la colaboración, la apuesta decidida por este tipo de economía de las entidades que la componen en nuestra tierra y, a su espíritu de servicio hacia la sociedad gallega y respeto a nuestro medio ambiente.

Con datos oficiales cerrados en el 1º semestre de 2022, en Galicia tenemos 1.635 sociedades cooperativas (80 nuevas constituidas en ese período con 318 personas promotoras, donde el 50,63% son mujeres); 122 centros especiales de empleo (5 nuevas en estos 6 primeros meses del año); 1.425 sociedades laborales (17 nuevas y constituidas por 42 personas promotoras) y 13 empresas de inserción activas.

La "economía social" en Galicia representa el 7% de nuestro PIB y, con un impacto anual de 850 millones de euros... ¡Casi nada! ;y la importancia de lo que genera gracias a esas más de 7.000 entidades en lo que se materializa a igualdad, inclusión, solidaridad e impacto social, merece una especial relevancia para que yo se lo cuente a ustedes en este artículo de opinión dominical y poniendo en valor el 21% más de fondos incluidos en los presupuestos gallegos para 2023 con 42 millones de Euros con la decidida intención de seguir avanzando en el objetivo de coadyuvar a un área de nuestra economía para que siga un modelo solidario, verde, igualitario, inclusivo, emprendedor y que piensa en grande.

Quiero poner en valor dos iniciativas orientadas a visualizar, asesorar e impulsar la economía social desde el gobierno de Galicia; en primer lugar, la apuesta decidida por la "Red Eusumo" que este 2022 ha cumplido ya la década y, en segundo lugar y no por ello menos importante, el programa destinado a las mujeres "Medrando Xuntas" que dio su primer paso en 2019.

No quiero finalizar este artículo sin mi agradecimiento a Celso Gándara Carnero, presidente del Foro por la Economía Social Gallega, persona que desde hace unos años me brindó la oportunidad de conocer y ahondar en esta área de la economía, la más igualitaria y solidaria, La economía más social.

Comentarios