Opinión

Prometer hasta meter y después...

¡QUÉ FÁCIL es regalarle el oído a los descontentos con promesas populistas para arrancar un puñado de votos! ¡Y más fácil aún es incumplirlas cuando toca poner los pies en el suelo y que la realidad te haga un 'zas' en toda la boca! Es en ese momento cuando 'Los mundos de Yupi' de hace unos meses se transforman en 'Historias para no dormir' y cuando la cintura se estrecha tanto que los pantalones acaban por las rodillas.

Y es ahora cuando toca dar explicaciones de por qué se gestiona aún peor que el gobierno al que pusiste a parir, de por qué ese escenario idílico que se había dibujado no se puede llevar a la práctica, de por qué se consulta al pueblo y al final se hace todo lo contrario (y, por encima, más perjudicial para el país), y de por qué los pirómanos que se autoproclamaron 'salvadores de la patria' acaban huyendo en moto para que el incendio no les salpique.

Si esto fuese un club de fútbol, se diría aquello de que "este entrenador no comerá aquí el turrón".

Comentarios