Opinión

Lo mono

La adorable nutria marina.
photo_camera La adorable nutria marina. EP
Lo mono, lo cuqui y lo bonitiño nos encandila, nos enternece y nos desarma. Pero en ocasiones son solo disfraces bajo los que se ocultan oscuras naturalezas. Se sabe que el macho de la nutria marina, un auténtico peluche viviente, secuestra a las crías de su especie hasta que sus madres les entregan un rescate en forma de alimento. Los juguetones y sonrientes delfines mulares, por su parte, hostigan a los peces globo para drogarse con la neurotoxina que estos segregan en situaciones de estrés. Y se ha observado que algunos suaves y gordezuelos lobos marinos se montan sobre desvalidos pingüinos para violarlos. No se fíen de lo mono.

Comentarios