sábado. 28.03.2020 |
El tiempo
sábado. 28.03.2020
El tiempo

Comerma y Batalla

Comenzaba el profesor Luis Puig Mosquera —biznieto de Andrés Comerma y Batalla— la conferencia pronunciada a finales de febrero de 1985 en Ferrol con una pregunta. La Ciudad Departamental, la más beneficiada por las realizaciones de Comerma y Batalla, ¿conoce su figura o es necesario aclararlo? ahora, tres décadas y media después, cabe preguntar de nuevo si Galicia sabe, o sabía hasta hace unos días quién fue Comerma y Batalla. 

Andrés Avelino Comerma y Batalla nació en 1842 en Valls —Tarragona—, pero la práctica totalidad de su vida profesional la desarrolló en Ferrol, lugar donde falleció en 1917. Polifacético, visionario, renacentista, universalista..., fue ingeniero y arquitecto naval, farmacéutico, escritor, divulgador... Su vida estuvo presidida por la curiosidad hacia la ciencia. Fue autor del Dique de la Campana o Dique de San Julián, considerada la mayor obra de ingeniería hidráulica del siglo XIX en España. Sigue a pleno rendimiento en la actualidad. Puso en funcionamiento la línea telefónica entre Capitanía y el Arsenal del Ferrol antes de contar Madrid o Marcelona con ese aparato comunicador. Introdujo en la Ciudad Departamental del telégrafo, el fonógrafo y los aparatos de rayos X. Junto con figuras mundiales como Thompson o Siemens, participó en París en la elaboración del Código de las unidades eléctricas. También lo hizo en la exposición Internacional de la electricidad en Múnich. Para Ortigueira y Pontedeume creó sendos proyectos de ostreras artificiales. Obra suya son los jardines de las Angustias y el Hospital de la Marina de Ferrol. La eficiencia económica de la energía eólica como fuente de propulsión de los buques aparece en su primera obra, Curso práctico de construcción naval (1868). De su autoría es igualmente Los castillos feudales de moeche, narahío y andrade. a pesar de conocer ocho idiomas —alemán, castellano, catalán, francés, gallego, inglés, italiano y portugués— fue el introductor del esperanto en Galicia. También tuvo tiempo para ser director del Ateneo de Ferrol y presidente del Casino departamental y de la rondalla Airiños da Terra. Sin embargo, su proyecto más ambicioso lo presentó en la Exposición Internacional de la Pesca en Londres —al mismo tiempo fue el responsable de la construcción del pabellón español— en 1883. Tenía como objetivo unir europa con África a través de un túnel submarino de 19 kilómetros en el estrecho de Gibraltar y 60 kilómetros de línea férrea entre Tarifa y Ceuta. 

Semejante bagaje haría sumamente popular a cualquiera en su país de origen o adopción. Cuando tanta mediocridad goza del favor popular, ¿cuántos gallegos eran y son conocedores del inmenso legado de Comerma y Batalla? Con la finalidad de sacarlo del ostracismo y ponerlo en valor, la Real Academia Galega de Ciencias (RaGC) acaba de acordar rendirle homenaje el 8 de octubre, Día da Ciencia en Galicia. entre las actividades en ciernes, atención especial debe merecer hacer llegar su figura y obra a los centros de enseñanza. Comerma y Batalla es un buen espejo para nuestros jóvenes.

Comerma y Batalla
Comentarios