Viernes. 22.06.2018 |
El tiempo
Viernes. 22.06.2018
El tiempo

Death in the ice

QUIENES DURANTE las pasadas fiestas navideñas visitaron Londres antes del 7 de enero pudieron visitar la exposición considerada uno de los grandes acontecimientos culturales londinenses del año. Organizada por el National Maritime Museum de Greenwich, de algún modo era continuación de la anteriormente realizada por Canadá. Death in the Ice fue una mirada retrospectiva a uno de los mayores fiascos de la historia naval: La expedición perdida de Franklin. El intento fallido del Almirantazgo inglés para fijar en 1845 el Paso del Noroeste en el Polo Norte.

El 19 de mayo de 1845 el Erebus y el Terror, dos buques de la Royal Navy británica, zarparon del puerto inglés de Greenhithe. Sir John Franklin era el responsable de la expedición cuyo objetivo consistía en encontrar la vía marítima que uniese el Atlántico con el Pacífico por el Norte. A finales de julio, en el golfo de Baffin, dos balleneros fueron quienes los avistaron por última vez. Nada se supo de los 24 oficiales y 110 marineros hasta doce años después a pesar de las múltiples expediciones de búsqueda. Entonces se tuvo constancia del gran error cometido, intentar rodear la isla del Rey Guillermo y sortear la banquisa de oeste a este. Más de medio siglo después, Amundsen virará hacia el este. Los barcos inmovilizados fueron posteriormente engullidos por el mar a pesar de sus refuerzos metálicos. El frío, la neumonía, la tuberculosis, la inanición, la intoxicación por plomo de las latas de conserva... causaron la muerte de toda la expedición. Antes, el hambre les llevó al canibalismo, circunstancia que conmovió a la sociedad victoriana. De forma sorprendente, Inglaterra los convirtió en héroes y su odisea se plasmó en múltiples canciones, poemas, cuentos, novelas, esculturas, documentales...

Todo lo contrario sucede en España con quienes protagonizaron la mayor epopeya de la humanidad, con los protagonistas de la expansión oceánica. Con aquellos pioneros de la globalización del planeta. Como muestra, un botón. A un año del quinto centenario de la primera circunnavegación, nada se sabe del calendario de actos del Gobierno de España para conmemorar la efeméride. ¿Podemos imaginar algo similar en Inglaterra o en cualquier otro país del mundo?

Una segunda cuestión nos la proporciona lo sucedido en los últimos años en el Ártico. En varios de ellos, caso de 2007 y 2011, el Paso del Noroeste quedó expedito. Según las proyecciones, lo estará de forma permanente a la vuelta de la esquina. Sus consecuencias para la salud del planeta son imprevisibles. Pero para encontrar constancias del cambio climático no es necesario desplazarse al Ártico. En la documentación pontevedresa tenemos buena constancia. A modo de ejemplo, el 22 de junio de 1703 ante la noticia de la inminente visita del Gobernador y Capitán General del Reino de Galicia, el Concejo de Pontevedra se reúne y acuerda librar 50 reales. El objetivo, desplazarse a Soutelo y traer nieve para el refrigerio de bienvenida. Nieve en junio, igual que ahora.

Death in the ice
Comentarios