Miércoles. 20.03.2019 |
El tiempo
Miércoles. 20.03.2019
El tiempo

Patrimonio subacuático

POCAS DUDAS, o ninguna, ofrece el hecho de considerar a España como el país con mayor patrimonio arqueológico subacuático a nivel mundial. En la actualidad, varios miles de buques de Estado españoles yacen sumergidos en el fondo de los océanos del planeta. Son consecuencia de los incontables avatares -temporales, batallas, piratería, corso...- vividos por los navíos de un país que alcanzó su máximo esplendor en el mar, aunque hoy viva de espaldas a él. Ante semejante riqueza y posibilidades ofrecidas por tantos y tantos pecios, llama la atención la escasa -mejor sería decir nula- oferta de estudios universitarios españoles especializados en arqueología subacuática.

El 6 de julio de 2005 España ratificó la Convención de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de 2001. Como consecuencia del compromiso, el Consejo de Ministros del 30 de noviembre de 2007 dio luz verde al Plan Nacional de Protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático del Ministerio de Cultura. Plasmación del mismo fue el convenio firmado con el Ministerio de Defensa el 9 de julio de 2009. Como telón de fondo aparecía entonces el espolio del Nuestra Señora de las Mercedes por Odyssey.

A finales de enero de 2016 la Armada española hizo pública la identificación –sin citar su localización por lógicas medidas de seguridad- de unos 1.580 naufragios de buques de Estado. La mayor parte de los mismos habían sucedido en el siglo XVIII y centurias siguientes. Era el resultado del estudio realizado en archivos como el General de Marina Álvaro de Bazán y los museos navales de Madrid, Cartagena, San Fernando, Ferrol... De aquella se esperaban los resultados de la investigación en curso sobre el tema del Ministerio de Cultura. Hace unos días un rotativo nacional ofrecía lo que parece ser una avanzadilla del Inventario de naufragios españoles en América de la Subdirección General de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura.

Los resultados parecen ser magníficos. Ahora, el número de barcos sumergidos localizados es de 681. En la investigación del Ministerio de Cultura parecen tener más peso los navíos anteriores al siglo XVIII –algunos son del mismo 1492-. El Caribe es el espacio geográfico con mayor protagonismo.

Sin embargo, todavía resta mucho por hacer e investigar. El otrora Spanish Lake, esa inmensidad de agua que conforma el Pacífico, aportará sin duda datos espectaculares. Para finalizar, retomemos el último tramo del artículo publicado en esta columna el 20 de octubre de 2017 con el Proyecto Juncal y el galeón Nuestra Señora del Juncal como protagonistas. Decíamos de aquella: “debemos recordar que la mayor cantidad de metales preciosos de España no está en las cámaras acorazadas del Banco de España, sino en el fondo del mar, en los barcos hundidos de su propiedad”. Añadamos ahora que en algunos casos, uno solo de los barcos españoles hundidos porta en su interior una riqueza superior a la existente en el citado edificio del Ministerio de Hacienda.

Patrimonio subacuático
Comentarios